+nuevo
Cargando...

15 razones que te harán pensar que Japón es un país único

Monte Fuji con el shinkansen a sus pies
Derechos de foto: Flickr.com
Siempre han existido y existirán razones por las que pensar que Japón es un país único. Es más, estas razones podrían no tener fin si analizamos cualquier detalle de la cultura japonesa. Haber sido un país prácticamente hermético durante el período Edo (digo prácticamente porque no llegó a serlo del todo) pudo provocar que la cultura y las costumbres japonesas volvieran a nacer, adoptando una forma propia jamás vista en otro país.

Si has estado en Japón, estoy convencido de que habrás pensado más de una vez eso de Only in Japan. No es para menos. Japón te ofrece un buen puñado de situaciones que te llevarán a pensarlo, y además, no es lo mismo que te las cuenten que vivirlas en directo, así que aunque las leas aquí te recomiendo que viajes a Japón aunque sea una vez.

1. Por las máquinas de bebidas

Máquinas de refrescos en Japón

Se dice que hay una máquina de bebidas por cada 23 japoneses, y con el poco espacio disponible en el país tienen que hacer malabares para colocar tantas. Lo cierto es que encontrarás máquinas expendedoras en el lugar más remoto que te plantees. Las hay en el Fuji, entre el espacio de dos casas, debajo de autovías elevadas... no te quedarás sin bebida. He escuchado que el motivo de la existencia de tantas máquinas de refrescos es para abastecer a la población en caso de catástrofe natural, además de poder obtener las bebidas de manera gratuita. ¿¡Mola Japón o no!?

Precisamente han sido las máquinas expendedoras las que me han inspirado para hacer esta entrada. De hecho, parecen ser un icono para los turistas.

2. Por el omotenashi: el mejor servicio

Buen servicio en restaurante japonés

Omotenashi es un término japonés que define muy bien la relación entre las personas y esa búsqueda del bienestar, de ofrecer lo mejor de uno. Me atrevería a decir que es una característica única de Japón, por eso la he incluido en esta lista.

Si quieres sentir el omotenashi de una manera rápida e indolora, simplemente entra en cualquier tienda o restaurante y voilà. El servicio japonés, sea el tipo de tienda que sea, es el mejor del mundo. El trato que reciben los cientes es el que un Dios debe recibir, ya sea un bar, una tienda de cosméticos o un hospital. Además, el lenguaje utilizado con los clientes es diferente, al igual que los gestos y expresiones, lo que se traduce algunas veces en algo molesto para los trabajadores ya que deben de estar pendientes de usar ese tipo exclusivo de lenguaje en situaciones en las que se trata con clientes. Es posible que este servicio exista en alguna tienda determinada de otro país, así como en algunos hoteles de lujo, pero en Japón no se tiene el incentivo de las propinas como sí se tiene en otros países.

3. Por su colectivismo, todo por el grupo 

Chica japonesa usando una máscara

Ya con el omotenashi entramos de lleno en las relaciones personales, por lo que no podía dejar de nombrar al colectivismo. Japón tiene una sociedad basada en las relaciones humanas. Lo que un individuo dentro de un grupo hace durante el día no lo está haciendo para sí mismo, sino para ese grupo. Es el sentido de grupo el que se le inculca a los japoneses desde que nacen y que ponen en práctica durante toda su vida. Esto no quiere decir que los japoneses se anulen como personas en detrimento del grupo, como ya he escuchado más de una vez.

El colectivismo en Japón es capaz de diferenciar cada persona de manera única, solo que esta persona no espera reconocimiento, si no que este reconocimiento va a parar al grupo. Tu das la cara por el grupo, pero a cambio el grupo da la cara por ti. Y ahora cambia grupo por empresa.

Ejemplos de colectivismo se ven en cualquier situación diaria, como en el uso de las máscaras para la alergia. Estas máscaras se utilizan sobre todo en primavera, pero también para evitar contagios durante un resfriado. Lo impactante es que uno la usa no para no contagiarse, si no para evitar contagiar al resto.

4. Por los albañiles japoneses

Albañiles japoneses

El mundo de la construcción en Japón también es muy singular, y no me estoy refiriendo solo a la forma de trabajar o de edificar, si no también a todo lo que lo rodea. Por ejemplo, los albañiles japoneses llevan un uniforme muy diferente al del resto de albañiles del mundo. De hecho, los pantalones no parecen muy cómodos (conocidos como nikkabokka) y muchos de ellos suelen usar tabi como calzado.

Las empresas japonesas de construcción son expertas en señalización kawaii. Estoy seguro de que alguna vez has visto aunque sea en Internet a algún osito o conejito prohibiendo la entrada a alguna calle cortada por obras. Colores llamativos, atuendos especiales y dibujos kawaii hacen que los albañiles japoneses sean únicos en el mundo.

5. Por el uniforme

salary man japoneses

Dentro de la sociedad japonesa existe una jerarquía muy marcada, probablemente por influencia del confucianismo traído desde China. Si antes veíamos como los albañiles utilizan un uniforme que los diferencia, el resto de trabajadores, ya sean oficinistas o jardineros, se sirven también de un atuendo que les categorice dentro de la sociedad.

Esta categorización no se limita a trabajadores, si no que desde pequeños, los japoneses deben llevar uniforme en la escuela, las escuelas llegan incluso a competir entre ellas por tener el mejor diseño.
Una vez que entran en la universidad se libran del uniforme escolar, pero no del que le van a ubicar en un huequito de la sociedad hasta que empiecen a trabajar, la moda.
Podríamos decir que Japón es el único país en el que el uniforme es de vital importancia para entender mejor la jerarquía y la posición social.

6. Por el merchandising para todos

yurukyara

Robot de Softbank
Y es que hay merchandising para todos y de todo tipo de personajes y mascotas. Incluso las prefecturas y las ciudades tienen su propia mascota orientada sobre todo a atraer turismo. Son los yurukyara, personajes cabezones, normalmente animales, que representan algo típico de la región. Un ejemplo es el conocidísimo Kumamon, de la prefectura de Kumamoto (¿Notas el juego de palabras?)

Pero es que el merchandasing en Japón va mucho más allá. Imagina que Vodafone crea un personaje como mascota y saca a la venta todo tipo de objetos cotidianos como vasos, llaveros y peluches. Pues esto es lo que ha hecho la compañía telefónica Softbank como una manera de atraer clientes. Algo nunca visto en otro país.

7. Por las relaciones personales

Grupo de amigos

Todavía hay gente que aún viviendo en Japón durante un largo período de tiempo no puede soportar que los japoneses no se abracen o se den dos besos al conocerse, tal y como ocurre en otras culturas (en algunas incluso tres besos). Un poco más arriba apareció el tema de la jerarquía, y es que incluso en las relaciones personales esta jerarquía esta presente. Dependiendo de a quién saludes, la expresión o el gesto es diferente. El nivel de inclinación al saludar es diferente según el respeto mostrado.

Cuando entras en el grupo, estas barreras sociales (tal y como se entienden por otras culturas) desaparecen, el contacto físico es notable e incluso el respeto y la jerarquía quedan en un segundo plano. Por ejemplo, una fiesta de empresas bonenkai.

8. Por el bushido: un código propio

kabuto de samurai

La forma de ser de los japoneses viene determinada por una gran cantidad de factores, algunos relacionados con la religión y especialmente con el bushido. Cuando uno escucha la palabra bushido, lo primero que viene a la cabeza es la clase social de los samurai, ¡Y no nos equivocamos demasiado!

Fue el código de conducta implantado en esta clase con la que el honor, lealtad y suicidio han permanecido en el tiempo. El bushido tuvo que ir modificándose a lo largo de la era Meiji hasta llegar al código de conducta que existe únicamente en la sociedad japonesa actual.

9. Por el arte de dormir

japonés durmiendo en tren

Al igual que ocurre con las máquinas de bebidas, los japoneses durmiendo en cualquier parte se ha convertido por desgracia en una atracción más para el turista deseoso de tomar este tipo de imágenes. Incluso hay blogs que recopilan fotografías de japoneses durmiendo en lugares y posturas que jamás imaginarías.

No hay otro país en el mundo en el que podamos ver situaciones similares. Esto es debido sobre todo a la seguridad del país nipón, donde puedes desconectar en el tren como si fuera el sofá de tu casa sin miedo a que te roben la cartera. Es esta seguridad la que ha hecho que a lo largo del tiempo, los japoneses hayan adoptado esta costumbre de dormir donde sea. Dormir en lugares públicos forma parte de cualquier cultura, aunque fuera de Japón, estos lugares se limitan a los aviones, trenes de larga distancia y poco más.

Además, es algo que no está considerado de mala educación (aunque ocupes varios asientos como el chico de la foto) ya que existe la idea de que una persona ha trabajado duro y por eso necesita su descanso. Sin embargo, el hecho de dormir en cualquier parte no quiere decir que los japoneses estén agotados por el trabajo, que es lo que se suele pensar, sino que observando un poco, uno se da cuenta de que hay gente durmiendo por cansancio, por estado de embriaguez o simplemente por aburrimiento.
He llegado a ver a dos amigas quedándose dormidas con el vaivén del tren mientras se contaban sus cosas. Cuando cuente hasta tres... ¡Despertarás!

10. Por la ¿No? Religiosidad

matsuri en Japón

No recuerdo haber escuchado a ningún amigo japonés decir que es creyente. De hecho, en general los japoneses afirman no tener religión. Pese a que Japón tiene su religión autóctona, el shintoismo, podríamos decir que hay sincretismo, es decir, se ha tomado ciertos aspectos de algunas religiones, se ha creado una bola de creencias y se ha lanzado sobre Japón. Entender la religión en Japón (y en otros países como La India) es una tarea titánica que no recomiendo a nadie, pero lo peculiar aquí es que los japoneses no se consideran religiosos.

Mirando la foto que encabeza este apartado no podríamos imaginar algo así. Se trata de una procesión religiosa en la que elevan una especie de altar llamado mikoshi y lo pasean por los alrededores del templo. Dentro del altar se encuentra el kami, que podría traducirse como Dios aunque el significado es algo diferente, pero al fin y al cabo, contiene un sentido religioso. Y además no podríamos decir que estas procesiones sean algo puntual ya que a lo largo del año son muchísimas las celebradas en todo el país, y como puedes ver, el número de asistentes es más que notable.

¿Cómo puede participar tanta gente que no se considera religiosa en un evento religioso? Ni si quiera mi profesora (japonesa) de la Universidad de Rikkyo pudo responderme. ¿Conoces otro país donde ocurra algo así?

11. Por su sistema educativo

clubs universitarios japoneses

La vinculación que tienen la mayoría de los niños japoneses con su escuela hace que este sistema sea muy diferente al de tu país. Mientras que nosotros estábamos deseando regresar a casa, los japoneses permanecen en las escuelas/universidades realizando actividades extra escolares en los clubs financiados por su institución.

Hay clubs de todo tipo, -deportivos, de música, de baile, de poesía, de idiomas...- y se prolongan hasta la universidad. Para acceder a la universidad, los jóvenes japoneses deben pasar unos durísimos exámenes, aunque una vez aceptados, su vida como universitario es más sencilla. Después, durante el tercer curso, comienzan con las entrevistas de trabajo en numerosas empresas, siendo un proceso muy largo  y pesado en ocasiones. Se podría decir que la universidad es un descanso antes de entrar en el mundo laboral.

Otra característica que hace que el sistema educativo en Japón sea único en el mundo es que el año escolar comienza en primavera y finaliza con las vacaciones de invierno.

12. Por el desarrollo de la moda

japonesas en shibuya

¿A quién no le llama la atención la moda japonesa? En el mundo de la moda japonesa todos podemos encontrar nuestra estética con la que sentirnos a gusto. Esta variedad estética existe porque el sistema con el que la moda se crea en Japón es diferente al del resto del mundo. La moda se crea en la calle y pasa a las tiendas, en lugar de ser creada por la industria y pasar a verse en las calles.

Japón es un país en el que nuestro sentido del oído y olfato trabajan duro, pero también nuestra vista será deleitada, sobre todo si nos pasamos por los barrios más de moda de Tokyo.

13. Por los políticos y sus megáfonos

Políticos japoneses

Si algún día se te ocurre dormir hasta el medio día en Japón habrá varios motivos por el que no podrás. Uno de ellos puede ser la furgoneta recolectora de basura, otro podrá ser el megáfono que anuncia la hora y la temperatura acompañado por una melodía única para cada barrio, y otro podrá ser el político de turno.

En Japón, los candidatos de cada distrito y prefectura salen a la calle acompañados por su equipo. Mientras este equipo se encarga de repartir propaganda a todos los viandantes, las promesas políticas nos contarán su programa electoral subidos en alguna tarima... ¡O coche!

14. Por una arquitectura en torno al ocio

Alrededor de la estación

Cuando hablo de arquitectura no me refiero a arquitectura de viviendas o a arquitectura religiosa, si no a cómo las grandes ciudades han crecido de tal manera que alrededor de muchas estaciones de tren y metro se ha creado un centro de ocio adaptado a las necesidades de los japoneses, es decir, disponer de una estación cercana nada más terminar con la fiesta.

Mientras que en otros países los lugares de marcha pueden estar algo más alejados de las estaciones, en Japón, estos lugares llegan a estar incluso en el mismo edificio de la estación, en el que podremos ver adheridos centros comerciales, restaurantes y salones de juegos.

15. Por su variedad de sabores


En la variedad está el gusto. Es lo que han debido pensar los departamentos de marketing de muchas marcas de comestibles, ya sean marcas japonesas o no. Japón tiene un mercado muy difícil en el que si no andas espabilado, tu producto puede pasar a mejor vida. Por eso, las marcas tienen que ir renovándose y sacando nuevos productos y sabores especiales según la estación.

Un claro ejemplo es Kit-Kat, el cuál ha llegado incluso a abrir su propia tienda y que los japoneses consumen por doquier, sobre todo los estudiantes. El motivo de esto es que el nombre de Kit-Kat tiene una pronunciación muy similar a kitto katsu, que en japonés significa Voy a ganar sin falta.
Es un only in Japan en toda regla, ¿Verdad?

Hay infinidad de razones por las que Japón podría considerarse como un país único, por ejemplo, su peculiar forma de celebrar San Valentín, pero no puedo enumerarlas todas. Primero porque no las sé, y segundo porque esta entrada no la leería nadie.

¿Se te ocurre alguna más? ¿Cuál de estas razones haría que viajases a Japón sin pensarlo?
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

7 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado conocer mas de este país tan mágico!! Mi sueño es poder ir algún día a verlo! Debe ser maravilloso! Pero primero debo aprender el idioma, mas que nada por que me encanta. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestras culturas son tan diferentes en algunos aspectos que te enamorarás. Estudiando el idioma aprenderás aspectos culturales también, ¡Ya verás!

      Eliminar
  3. Sin lugar a dudas en un país con una cultura y forma de vida realmente interesante. He escuchados de ellos decir muchas veces "no soy religioso", pero la realidad es que aunque digan no serlo, la cultura japonesa está muy influenciada por las religiones y sin querer a diario dicen o hacen cosas que tengan que ver con el shinto o el budismo. jaja. Cuando dicen "いただきます" antes de comer y "ごちぞうさま" al terminar de hacerlo.. ¡eso es religión! y también cuando emplean el verbo "祈ります" cuando te alientan para un examen o situaciones importantes: "Voy a rezar para que apruebes"etc. ¿Que paradoja no?. Es otro tema muy interesante.
    Excelente entrada!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte! Totalmente, Japón guarda muchas muchas contradicciones. Algún día haré una entrada hablando sobre algunas. No son religiosos, pero celebran todos los rituales budistas y shinto (bodas, obon, matsuris...)

      Eliminar
  4. hola!!! estoy en estosdías en Japon, maravillada y fascinada por su cultura, me gusta tu blog , coincido con muchas de las cosas que comentas y entré particularmente para saber más acerca de las diferencias entre templos y santuarios, muy buena la descripción , algoque me encanta es que siempre esconden sorpresas.
    saludos!

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho tu blog, ya que estoy viviendo en Japón desde hace un mes y es interesantísimo el análisis profundo y bien migado de la cultura nipona que haces. Además, me gusta que lo haces desde el respeto y cariño a este país, lógicamente, ya que estás casado con una japonesa y amas esta cultura.

    Eso sí, en el punto 10 por ejemplo preguntas que dónde puede ocurrir algo similar, masiva participación de gente no religiosa en un evento religiosa, y creo que tu amor por Japón te ciega puesto que en España, sin ninguna duda, una gran parte de la gente que acude en masa a la Semana Santa y llora como una cebolla si no sale su trono por lluvia es más ateo/a que Darwin. Yo mismo me he visto a veces dando un paseo aunque suelo huir de estos eventos derrite velas por doquier.

    Como te digo, me gusta mucho porque llegas lejos y profundo en tus análisis, incluso citando bibliografía al respecto. Y creo que me voy a coger una SIM muy barata gracias a ti, by the way.

    Un saludo! Kombanwa!

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!