+nuevo
Cargando...

Manifestaciones en Japón: razones para no alzar la voz

Manifestación en Japón

El bajo número de protestas y manifestaciones ocurridas en Japón se debe a unos motivos que poco tienen que ver con la represión estatal o con la falta de ideales políticos. A lo largo de esta entrada vamos a tratar una serie de factores sociales que han dado lugar a que el ciudadano medio japonés no tenga un vínculo visible con la política. Si bien el título de esta entrada podría llevar a confusión, esta no va a estar enfocada hacia temas políticos, sino más bien hacia un estudio sociológico llevado a cabo por el profesor y periodista Gregory Clark.

Japón contraataca

Las manifestaciones de hace tan sólo unas pocas semanas han sorprendido al contar con más de cien mil personas que protestaban contra la ya esperada decisión de Abe Shinzo sobre el artículo 9. El Primer Ministro japonés intervino en la Constitución para conseguir así que Japón pueda participar en maniobras bélicas de ataque, dejando atrás esa imagen de país pacifista y que sólo contaba con la posibilidad de movilizar sus fuerzas especiales para defenderse.

El motivo de la sorpresa fue que, contra todo pronóstico, una gran cantidad de japoneses ocuparon las calles dispuestos a protestar y a hacer ruido contra la decisión del Gobierno. En estas dos últimas décadas pocas manifestaciones de tal tamaño se recuerdan en Japón, exceptuando las numerosas marchas anti nucleares tras los sucesos de Fukushima ocurridos en marzo de 2011.

Si nos remontamos al siglo pasado, una de las mayores manifestaciones que han tenido lugar en Japón fue la convocada por el Partido Comunista después de que el país cayera derrotado en la Segunda Guerra Mundial. A partir de ese momento, y sobre todo cuando la economía japonesa empezó a recuperarse, las protestas disminuyeron considerablemente a lo largo de los años hasta llegar a tan sólo 38 manifestaciones ocurridas en el año 2010.

¿Por qué los japoneses no participan en manifestaciones?

Manifestaciones en Japón
Derechos: Flickr (mdid)

Preguntado de esta forma tan rotunda parecería que los japoneses nunca se han manifestado. Sí que existen manifestaciones en Japón, pero en ellas suele haber más personal de seguridad y policías que manifestantes (sin exagerar). De hecho, los pocos participantes que intervienen en las protestas se organizan de manera perfecta para no interrumpir el tráfico ni invadir las aceras. Todo un ejemplo de civismo y de no interferir en la vida de los demás.

Los motivos de este comportamiento social los explica el diplomático Gregory Clark en su trabajo The unique Japanese (ユニークな日本人 en su versión original). Gregory Clark nació en Inglaterra, pero fue criado en Australia y creció en diferentes países como Rusia, China (Hong Kong), Vietnam y Japón, donde trabaja como profesor universitario, escritor y periodista. El hecho de haber vivido en tantos países y culturas diferentes le ha proporcionado la experiencia y puntos de vista gracias a los cuales ha podido llevar a cabo su estudio.

Según la observación de Clark, la sociedad japonesa está basada en las relaciones humanas y es denominada por el autor como Ningen kankei shakai (人間関係社会). Por otro lado, Clark engloba a las sociedades europeas y a la estadounidense como sociedades que se basan en la relación de los individuos con las reglas y leyes, Gensoku kankei shakai (原則関係社会) en japonés. ¿Qué significa esto? Pues que mientras que para los japoneses, el fortalecimiento de los vínculos personales y el mantenimiento de la armonía en dichas relaciones tiene una gran importancia, las sociedades europeas y la estadounidense prefieren apoyarse en leyes y principios como podrían ser las religiones o las ideologías políticas. Esto provoca que en occidente sea más común que en Japón que la gente participe en protestas contra alguna decisión política.

Por ejemplo, en Japón es poco probable ver a un grupo de personas reunidas en torno a ideas políticas en común. Es más, los japoneses prefieren ocultar su ideología ante los demás, ya que sentirse respaldado abiertamente por una ideología podría dar lugar a conflictos con otros japoneses y degradaría las relaciones personales. En cambio, en las sociedades europeas sentimos la necesidad de mostrar nuestras inclinaciones políticas e incluso dejar ver al resto de la sociedad nuestra religión. Es más, es algo que valoramos de manera positiva pese a que sepamos que nuestra ideología puede entrar en conflicto con los intereses de nuestro oyente.

Otro claro ejemplo es el escaso número de juicios celebrados en Japón. Inicialmente, los japoneses prefieren resolver conflictos a través del dialogo e intentar evitar que la situación escale a juicio. Sin embargo, muchas sociedades europeas (Francia, Alemania) y la estadounidense tienden más a resolver sus diferencias ante el juez, ante la ley.

Como último ejemplo, Clark expone los casos en los que las sociedades europeas y estadounidense han necesitado desprenderse de la represión que las leyes ejercen sobre ellas. Estos casos van desde el surgimiento del movimiento nudista en el año 1900 o el movimiento hippie de los años sesenta. Estos fenómenos aparecieron para romper las leyes que tanto inundan el 'mundo occidental'. Mientras que occidente se rige por las leyes políticas y los fundamentos religiosos, los japoneses se organizan en torno a su estricto código social (ver más).

Interviniendo en la idea de Clark

Policía en manifestación en Japón
Derechos: Flickr (buckstar77)

El estudio de Gregory Clark fue llevado a cabo a finales de los años setenta, por lo que podríamos pensar que tiene algunas limitaciones si intentamos aplicarlo al modelo social actual. Además, en Japón sí que surgieron movimientos que se posicionaban en contra de las leyes como fueron las peligrosas bandas de moteros bosozoku. Clark llegó a Japón cuando el movimiento bosozoku estaba en pleno auge, por lo que es más que seguro que este tuviera constancia de ellos. Sin embargo, es cierto que los movimientos nudista o hippie surgieron para romper leyes establecidas por el sistema, mientras que los bosozoku actuaban contra la presión social, por lo que Clark seguiría estando muy acertado con su investigación (occidente basado en los principios/reglas y Japón basado en las relaciones humanas).

Pero volviendo al tema de las manifestaciones, el hecho de que los japoneses no participen tanto en protestas y en marchas políticas (o más bien anti políticas) y no muestren sus ideales en público no significa que no los tengan. Posiblemente, si Clark hubiera llevado a cabo su estudio en el Japón actual añadiría que las nuevas generaciones de japoneses no sienten ninguna necesidad política para manifestarse o demostrar su descontento en público. Hay una gran masa social que vive acomodada frente a una minoría que vive en peores condiciones económicas. Una minoría que sigue aumentando pero que no parece importar a los japoneses al no afectarles de manera directa. Unos de los colectivos que peor se encuentra es el de la tercera edad, con unas pensiones que resultan insuficientes y precarias. No obstante, en términos socioeconómicos, Japón es un país muy homogéneo. Cuenta con una gran clase media acomodada que no acostumbra a manifestarse ya que lleva décadas sin necesitarlo.

La sociedad japonesa, al estar orientada a la protección de las relaciones sociales, la lucha de los trabajadores no estaba enfocada en mejorar sus condiciones laborales, sino en incentivar el desarrollo de su propia nación y fortalecer la relación entre empleado y empresa. Para entender esto último es necesario tener presente que estas relaciones entre empleado y empresa no eran relaciones entre individuo y una entidad sin vida, sino que la interdependencia existente entre ambas partes hacía que esta relación fuera mucho más profunda, casi familiar.

Mientras que en el Japón del siglo XX las manifestaciones comenzaron a disminuir debido a que la mayoría de los esfuerzos se concentraban en conseguir el desarrollo económico, en estos últimos diez o quince años las manifestaciones han perdido aún mucha más fuerza a causa de una falta de necesidad o costumbre por parte de los jóvenes japoneses. Sin embargo, estos jóvenes encuentran cada vez más complicado entrar al mundo laboral, por lo que es muy viable que nos encontremos ante el inicio del 'despertar combativo' de la sociedad japonesa.

¿Cómo crees que va a reaccionar la sociedad japonesa a partir de ahora? ¿Crees que los jóvenes japoneses necesitan involucrarse en las manifestaciones?

Derechos portada: Flickr (buckstar77)
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

14 comentarios :

  1. Desde el punto de vista de un occidental, creo que estos jóvenes, que podrían encontrarse próximamente sin salida laboral deberían movilizarse, y respecto al cambio en la Constitución inesperado por Shinzo Abe veo perfecto que hayan llevado a cabo estas protestas. Cuando vi la noticia no sabía cómo responder, me parece una tontería desdibujar otra vez la imagen de Japón. Interesante entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que la falta de costumbre de estos jóvenes va a ser difícil de contrarrestar. Y en parte lo entiendo, la mayoría estudiantes universitarios que tienen su trabajo a tiempo parcial con el que ganan bastante bien, sólo tienen que preocuparse de asistir a clase y poco más. Viven muy bien, y no tendría mucho sentido que se movilizaran si viven tan bien. No sé en qué momento llegarán a Japón los problemas serios a la hora de encontrar trabajo, sólo espero que cuando eso ocurra la juventud empiece a reaccionar.

      Eliminar
  2. Este es un tema que siempre he querido hablar con alguien, desde que fui a Japón que me dejó con inquietud pero no son temas que uno toque a diario.
    Estuve por 8 meses allá, tomé un curso de japones y pude quedarme ese tiempo. Fui porque, como muchos, tengo una fascinación por la cultura japonesa. Era un sueño para mi estar allá y cuando llegué, las primeras semanas era realmente como vivir en una sociedad utópica, había muy pocos conflictos o problemas, todo funcionaba, uno andaba tranquila, fue muy interesante. Claro con el tiempo salen ciertas cosas pero vamos, que ningún lugar es perfecto. Lo que aprendí con el paso de los meses fue sobre esto, la poca opinión que tienen los japoneses, es como que están totalmente conformes con lo que tienen. Y hablando con otra gente, igual poco para quejarse tienen, la salud funciona, la educación es excelente, hay mucha seguridad, el gobierno hace un buen trabajo. De que se pueden quejar? pero me molestaba que, cuando quería entablar una conversación mas profunda con un japones, era prácticamente imposible, como menciona la entrada, en occidente nos gusta hablar de los problemas sociales, de religión, política, extraterrestres jajaja , etc. Aunque sean temas controversiales, se hablan de vez en cuando, pero ellos evaden todo eso, como que temen que los rechacen por lo que piensan y a fin de cuentas se guardan todo, y vaya a saber uno de las formas que lo descargan todo por internet, que para eso si que son buenos. Y te empiezas a dar cuenta que por la tv lo único que pasan es entretención, donde encuentro cultura? hasta esa la ridiculizan para que el televidente enganche, todo es banal. Me fui con la sensación de que a los japoneses le pueden decir, tomen sus armas y maten a quien puedan, y ellos van a obedecer, una sociedad totalmente sometida, al menos, en apariencia. Por que sé que hay nuevas generaciones que están desconformes pero poco lo muestran.
    Tema muy interesante.
    Pero bueno, son cosas que uno observa con el tiempo, Japón sigue siendo un muy buen lugar, por ahora jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es eso que dices. Si las cosas funcionan bastante bien para la mayoría ¿por qué iban a protestar? No es conformidad, es que realmente están bien. Ahora bien, hay sectores de la sociedad que se ven afectadas y además es serio el tema, como por ejemplo lo que comento en la entrada, el sector de la tercera edad. Pero ¿quién se moviliza por ellos? Porque muchos no están en condiciones de salir a protestar. Aquí creo que es donde actúa la falta de costumbre a la hora de manifestarse. La inmensa mayoría de los japoneses están acomodados y llevan una vida bastante holgada económicamente hablando, por lo que nunca han necesitado salir a protestar. En España ocurría lo mismo. Hasta que la sociedad en su mayoría no se ha visto con el agua hasta cuello (económica y políticamente hablando) no ha salido a manifestarse de manera masiva. No sé si en Chile ocurrirá lo mismo.

      Por lo de que no muestren sus ideales políticos o religiosos en público no te preocupes, es sólo que no lo hacen ante personas con las que no tienen mucha confianza. Lo consideran temas 'peligrosos' ya que pueden poner en problemas las relaciones personales, por lo que prefieren evitar esos temas con personas con las que aún no tienen la confianza suficiente. Te pongo un ejemplo personal. Nunca he hablado de política con mi suegro, por lo que aparentemente podría pensar que no le interesa la política o está 'sometido' como dijiste en tu comentario. Sin embargo, no fue así. Hasta que él no conoció mis inclinaciones políticas no me dio él a conocer las suyas. Las estaba ocultando porque no sabía cómo podía reaccionar yo, si podría molestarme su ideología o no. Ahora sé que mi suegro es bastante anti sistema jajaja.

      Eliminar
    2. ¡Qué buen tema! Realmente te felicito por tratar asuntos como estos, porque queramos o no, hablar de política o religión es "meterse en las patas de los caballos".
      Lastimosamente nunca he tenido la oportunidad de vivir otra cultura, pero Internet me ha ayudado a acercarme e intentar imaginar cómo serían, así que muchas gracias por la dedicación que entregas a tus videos y a los artículos que cuelgas aquí.
      Ahora, respecto al tema central, me llama bastante la atención que el desarrollo político-social se lleve así en Japón, aunque tampoco hay demasiado de que extrañarse si se considera que la mayoría de japoneses llevan una calidad de vida aceptable... Como ya lo has dicho varias veces, si están bien no hay para qué reclamar. Aun así, mi asombro parte por la abismal diferencia que existe entre nuestras sociedades, y es que los chilenos nos caracterizamos (entre muchas otras cosas) por estar en permanente manifestación. Me parece increíble que en Japón no haya una constante pronunciación de la ciudadanía en cuanto a política, economía o lo que sea. Chile siempre ha sido un país políticamente activo (sobre todo por la abundancia de sectores bajos y medios-bajos), incluso más después de la dictadura militar, hito que creo clave para comprender el porqué aquí y ahora hay tanta gente marchando por las calles. Si bien hubo un tiempo en el que las manifestaciones menguaron, tampoco alcanzó a ser un período tan largo (la "transición a la democracia" que creo, a modo personal, fue por miedo a enfrentar otra dictadura más que otra cosa, después de todo, iban a ser casi veinte años de represión). Y bueno, desde mi generación, y unas cuantas más atrás, nacieron aquellos que perdieron el miedo y vieron la entrega de sus padres, tíos y abuelos a la lucha de sus ideales, fueran cuales fueran. Obviamente, como todos los movimientos sociales, el núcleo fueron los universitarios, y también secundarios, entendiéndose que son mayormente los jóvenes (entre los 16 y 25 años) quienes protestan y se manifiestan en las calles. Aunque las demandas que llevan mayor tiempo sobre la mesa son las estudiantes (y las más visibles, por lo demás), la gente no ignora lo que ocurre con el sistema de salud, las pensiones para el adulto mayor, sin olvidar los problemas de corrupción que han salido a la luz durante el actual gobierno… De todas formas, los problemas del sector trabajador sí tienen su instancia de manifestación, pero por cuestiones de prensa amarillista (que actualmente se esfuerza en satanizar el movimiento estudiantil) y por la menor convocatoria que tienen los llamados a protestar de los trabajadores a diferencia de los estudiantes, estas pronunciaciones tiene “menor repercusión”, pero no son inexistentes.
      ¡Dios! Podría seguir escribiéndote sobre la situación en Chile y lo diferente que se ve con Japón según tu artículo, pero este es un tema que da para mucho, demasiado diría yo, así que lo dejo hasta aquí.
      Un saludo y, de nuevo, muchas felicitaciones y gracias por la dedicación a tus vídeos y artículos, se siente el cariño con el que preparas todo. Muchas gracias <3

      Eliminar
  3. Paisano, es un lujo salir del trabajo y tener una entrada tuya. Tu blog está a otro nivel.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo no estoy tan de acuerdo en que viven tan bien, la situación del país podría irse a tomar por el saco debido a su deuda (la mayor del mundo) http://www.datosmacro.com/deuda/japon y en aumento, lo que provoca medidas de recortes sociales para la reducción de gasto del gobierno (aunque ya de por si los servicios sociales están muy privatizados, pero a la larga si se produce una precarizacion del modo de vida de los japonese podrían dejar de permitirse estos servicios porque saldrían caros lo cual conlleva a una crisis social). También el echo de las relaciones sociales que se basan en la sintonia y sacrificio entre las personas conlleva a un cansancio entre los trabajadores https://www.youtube.com/watch?v=DuTvPM6cO0c (también pondría de referencia uno de tus videos, pero no me acuerdo cual era), por no decir que la situación se puede llegar a precarizar más a un si se deja de invertir en los sectores nacionales y se apuesta entre los inversores por externalizar sus inversiones o por medidas de libre comercio que conllevan a un grado mayor de competitividad entre empresas lo cual produce una reducción de la plantilla https://www.youtube.com/watch?v=O7vMncl_mMM

    ResponderEliminar
  5. Perdón he puesto que la deuda aumenta, pero según mi fuente no es verdad. Pero esta si que demuestra que la reducción sera casi imposible: http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/6603970/04/15/El-problema-contable-en-Japon.html Ademas el aumento de impuestos es negativo ya que disminuira el consumo (más precarizacion), ese es el resultado de políticas neoliberales que no se dan cuenta de que es la demanda la mueve la economia. Por no hablar de la reciente inestabilidad en las bolsas asiáticas que puede desencadenar en una disminución de la inversión

    ResponderEliminar
  6. Fantástica entrada, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  7. Hola buenas noches? bueno aquí en España es la una de la madrugada jeje.

    Justo he visto el artículo y quería comentarte. Y es que ayer leí el periódico y daba la noticia esa, de que el Primer Ministro había modificado la Constitución para que el ejército japonés pudiera participar en acciones bélicas fuera de su territorio. Pues quería preguntarte ¿ Has notado muchas manifestaciones, o movilizaciones humanas en contra de eso? según tengo entendido hay un gran descontento por eso, porque en los últimos 70 años Japón había sido un país pacifista, quizás también sea dicho por el tratado al que tuvieron que acceder. ¿ Qué opinión crees que tiene la población japonesa acerca de esto?

    Muchas gracias, disculpa las molestias

    ResponderEliminar
  8. Hola Ernesto, te saludo desde Oaxaca, México.

    Antes que cualquier otra cosa debo felicitarlos por tan magnifico material que desarrollan, tiene un mes que lo he empezado a ver y en verdad se nota su esfuerzo y profesionalismo. Ahora si, entrando a lo que me interesa, actualmente en Oaxaca se está viviendo uno de los conflictos sociales más controversiales y en relación a tu artículo las manifestaciones son parte de la cultura social en el país (México). Me gustaría saber (de acuerdo a la información disponible en el lugar en el que residen) ¿Cuál es la opinión o perspectiva generalizada en Japón, ante estos hechos internacionales?¿Qué información es la que manejan los medios de comunicación locales acerca de esta problemática?.

    Mucho agradeceré tus comentarios, gracias por el espacio y adelante con "Japón con jamón". Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Saludos desde Durango México!.
    Leyendo la entrada me parece realmente interesante como los Japoneses reprimen su opinión política, por acá es frecuente escuchar pláticas de ello, o terminarse burlándose de la situación ,como el voto de castigo que recibió el PRI en las últimas elecciones para gobernador del Estado eligiendo al PAN como opción,otra cosa era hablarlo pero en esta ocasión los números demostraron que la población así lo decidía (toda una revelación), bueno con todo lo que estoy diciendo es que en el lado norte del país son pocas las manifestaciones que se llevan a cabo o hacer escuchar la voz del pueblo (y no están del todo planificadas para no afectar a terceros todo lo contrario cierran una calle el tráfico es un lío). Por el contrario en el lado sur cuando hay descontento por parte de la población se lo hacen saber (como el comentario anterior sobre el caso se Oaxaca).

    El dos de octubre no se olvida.

    ResponderEliminar
  11. Hola! Felicidades por el blog, da gusto leer tus entradas en las que combinas experiencias propias con referencias culturales y literarias. He estado leyendo varias entradas y he terminado por llegar a esta, realmente me inquieta la escasez de movimiento social en Japón. Estuve hace unos meses en casa de una japonesa y le pregunté si había movimiento feminista y movimiento LGTB. Me dijo que no... me quedé decepcionadísima, la verdad, siendo una cultura tan machista y tan homófoba, que no se organizaran para luchar por la igualdad entre hombres y mujeres y por la diversidad sexual.
    Tú que has estado más veces allí, ¿qué opinas respecto al tema? ¿es verdad que no hay movimiento feminista ni en defensa de los homosexuales?
    Gracias y felicidades de nuevo por el blog :)

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!