+nuevo
Cargando...

Cómo entender a los japoneses con estos conceptos básicos

Multitud japonesa

Para poder hablar sobre cómo entender a los japoneses es necesario tener presente continuamente una serie de conceptos básicos que forman parte de la etiqueta y de la norma social japonesa. Los japoneses comienzan a estar en contacto con estos conceptos desde la niñez, por lo que termina por ser algo utilizado de forma instintiva durante sus vidas. En esta primera entrada dedicada a entender la cultura japonesa vamos a ver algunos términos que describen comportamientos utilizados durante las relaciones personales en Japón.

Desde hace meses, gran parte de las entradas de Nekojitablog han girado en torno a cómo acortar la distancia cultural existente entre Japón y nosotros. Entradas en las que ya hemos derribado algunos estereotipos que existen sobre Japón y hemos visto cómo comenzar relaciones de amistad con japoneses. La mayoría de estos conceptos ya los hemos utilizado en entradas anteriores, pero nunca he dedicado una entrada a explicar cada uno de manera independiente.

Códigos sociales en las relaciones personales

Para entender la cultura japonesa y el comportamiento de los japoneses es necesario entrar en el plano de lo emocional. En nuestra cultura expresamos nuestros deseos exteriorizándolos y mostrando al oyente lo que somos y lo que queremos en cada momento, independientemente de cómo esto afecte a dicho oyente. Por tanto, estamos acostumbrados a una comunicación más clara, directa y dinámica. Esto no quiere decir que la comunicación entre japoneses no sea clara, pero sí que puede resultar algo confusa o ambigua a nuestros ojos. Estos conceptos te ayudarán a conocer cómo se desarrollan los códigos sociales en Japón. Lograr asimilarlos y ponerlos en práctica hará que se te considere una persona con grandes habilidades sociales.

A menudo vamos a encontrarnos con dos conceptos que para algunos autores son contradictorios, mientras que para otros son conceptos que se complementan entre sí, dando como resultado el comportamiento y las costumbres sociales en Japón. Esta pareja siempre va a representar las dos caras de los japoneses, incluso las dos caras del propio país nipón. Por lo pronto, vamos a ver tres de estas parejas (honne y tatemae, ura y omote, uchi y soto) y otros conceptos que también nos ayudarán a conocer el motivo de algunos comportamientos en los japoneses. Algo que me gustaría aclarar antes de comenzar es que Japón es un país con 127 millones de habitantes y cada uno tiene su propia personalidad. No todos son capaces de dominar estas técnicas sociales con soltura y es posible que te encuentres con japoneses cuyo comportamiento no coincida totalmente con las siguientes descripciones. 

  • Honne y tatemae:  La población japonesa aumentó considerablemente durante el período Edo hasta convertirse en uno de los países con mayor densidad de población del mundo. Esto se traduce en que los japoneses están constantemente en contacto y además en muy poco espacio. Si no existieran estos códigos sociales que cuidaran las relaciones personales, Japón sería un caos. El término honne se refiere al lado emocional y REAL de los japoneses, en el que se albergan las verdaderas intenciones y sentimientos. Por otro lado, tatemae representa el comportamiento que los japoneses adoptan según lo que se espera de ellos en cada momento, según lo que las directrices sociales dictan, mostrando su lado NO REAL. El honne es la parte comunicativa, lógica y transparente de la personalidad de un japonés, mientras que el tatemae no se utiliza en las relaciones personales para transmitir información, sino para mantener la armonía y preservar una buena atmósfera. Desde la niñez, los japoneses aprenden a alternar su comportamiento entre honne y tatemae dependiendo del contexto en el que se encuentren. Hay que prestar mucha atención a este punto porque no depende de las personas con las que se encuentren, sino, repito, del contexto o situación.
  • Ura y omote: Volvemos a encontrarnos con otra pareja de conceptos que conforman la forma de ser de los japoneses en las diferentes situaciones. Si honne y tatemae hacen referencia a lo emocional, ura y omote están relacionados con el comportamiento y lo físico. Un ejemplo tonto y sencillo, pero a su vez claro, es el de la chica que luce bien maquillada de cara a la sociedad y muestra de ella sólo lo que quiere realmente mostrar, es decir, su omote. Al llegar a casa, se desmaquilla y adopta su forma de ser y apariencia real, es decir, su ura. Su ura será mostrado sólo a las personas que ella elija, normalmente a las que pertenecen a su entorno de confianza. La dualidad ura y omote no sólo afecta a las personas, ya que también tenemos el caso del propio Japón. Este se divide en las regiones de ura Nihon y omote Nihon, siendo ura el Japón más privado, el que no se suele mostrar de cara al exterior y que se encuentra a lo largo de la costa del mar de Japón. Por otro lado está el omote, que es el Japón más tecnológico, desarrollado y 'abierto al público'. En pocas palabras, el Japón que quieren que conozcamos. Este se encuentra de cara al Océano Pacífico. 
  • Uchi y soto: Ya hemos hablado de emociones, de comportamiento y ahora es el turno de los contextos, tal y como adelantábamos anteriormente en el apartado de honne y tatemaeUchi y soto son dos dimensiones en las que los japoneses desarrollan su vida. Uchi se corresponde con la dimensión de lo privado y en el que incluimos a nuestra familia, amigos y personas cercanas. De hecho, en japonés uchi también significa casa (la de uno propio). En 'nuestra casa', o más bien, en nuestro entorno privado, nos mostraremos tal y como somos realmente (ura) y expresaremos nuestras ideas y emociones sin pensar en que estas puedan entrar en conflicto con las de otra persona (honne). Por contra, nos encontramos con la dimensión soto, la cual representa todo aquello que no pertenece a nuestro entorno. En soto mostraremos de nosotros sólo aquello que consideremos que cualquier persona puede conocer (omote) y actuaremos sin expresar nuestros verdaderos pensamientos (tatemae). La pareja uchi y soto ha provocado gran parte de los estereotipos que se tienen hoy día sobre los japoneses, como que son personas frías al tratar con otros o son muy reservados. Estos estereotipos surgen por experiencias personales que se han tenido con japoneses o bien por observar el comportamiento de los japoneses al relacionarse en la sociedad. Sin embargo, esas escenas que hemos observado y nos han llevado a pensar que los japoneses son distantes y reservados se han dado de tal forma porque han ocurrido en la dimensión soto. Mientras nosotros nos encontremos en soto tendremos la sensación de que no formamos parte de nada y que nuestra relación con los japoneses es meramente superficial. A su vez, tendremos la sensación de que nunca vamos a llegar a conocer a fondo a una persona japonesa. La clave es la paciencia y hacer las cosas bien, puesto que las relaciones en Japón, tanto personales como de negocios, se basan en la confianza. Muchos han arrojado la toalla cuando la confianza todavía no era la suficiente como para entrar en uchi, no han llegado a conocer el 'verdadero japonés' y se han creado una imagen exagerada y estereotipada de los japoneses.
Falsa sonrisa japonesa
Derechos: Flickr (lisa_joy)
  • Aiso warai: Tomándome la libertad de traducirlo como 'falsa sonrisa', aiso warai es un sentimiento de despreocupación mostrado durante el tatemae con el que los japoneses utilizan una sonrisa falsa como fachada. Para nuestra cultura, puede llegar a sorprendernos el hecho de que un japonés sonría ante un problema o una situación que implique emociones opuestas a la felicidad. Sin embargo, en este caso, esta sonrisa serviría para ocultar el dolor ocasionado por una situación trágica y evitar transmitir ese dolor al oyente. Por decirlo de algún modo, es una forma de proteger la armonía en la relación y de seguir creando una atmósfera positiva. A la mayoría de los turistas, uno de los aspectos de Japón que más les impresiona es el perfecto trato dado a los clientes por parte de los trabajadores japoneses, con una constante sonrisa en los labios. En muchos casos, esa sonrisa no es más que una parte del protocolo que hay que seguir y que incluso aparece redactado en el contrato laboral.
  • Amae: Término acuñado por el psicoanalista japonés Doi Takeo, el amae es uno de los conceptos de esta entrada más complicados de explicar y entender. Se suele traducir brevemente como <dependencia>, de hecho, el estudio de Doi Takeo se titula Anatomy of dependence. Sin embargo, prefiero utilizar el término <interdependencia>". El amae es considerado el inicio en la formación de la percepción del yo de un japonés, de la percepción de uno mismo. Es el momento en el que el bebé comienza a ser consciente de qué forma parte y de quién depende, es el momento en el que el bebé toma conciencia de sí mismo y ve a su madre como un ente externo. A su vez, la madre también siente dependencia por el amor primitivo hacia su hijo, es una dependencia recíproca, de ahí a que me incline más hacia el término <interdependencia>. Pero esta dependencia no se produce sólo durante la niñez, sino que acompaña a los japoneses durante toda su vida. El amae se produce en relaciones personales de amistad, en una pareja, entre compañeros de empresa e incluso entre jefe y empleado. Esa interdependencia es la que teje las redes que un japonés va a tener dentro de la sociedad. La madre se va a hacer cargo del bebé hasta tal punto de llevarlo siempre encima (los carros para bebés se utilizan muy poco) y será cuando el niño comience la escuela el momento en el que tendrá cierta independencia de su familia (en Japón es normal que los niños vayan caminando solos a la escuela) para comenzar a crear interdependencia con sus compañeros de escuela. En este momento es cuando empieza a reforzarse en los japoneses la idea de pertenecer a un grupo y de crear una interdependencia consentida entre sus miembros. Mientras que en nuestra cultura se premia los logros individuales, en Japón se hace un mayor hincapié en conseguir objetivos de forma colectiva. ¿Quiere decir esto que Japón sea un país colectivista? Es una cuestión a la que sin duda dedicaré una entrada. Pero lo que sí es cierto es que la interdependencia (amae) es la base de las relaciones sociales en Japón e incluso para autores como Nomi Takako podría ser la clave para entender la cultura japonesa (Recomendación: Is amae the key to understanding Japanese culture?). El amae trae consigo otros aspectos que se desarrollan con el tiempo como es la confianza y la indulgencia. Me gustaría terminar este apartado hablando precisamente sobre el concepto de indulgencia. Cuando se produce una relación de amae entre jefe y empleado de una misma empresa, se desarrolla un sentimiento de indulgencia en el jefe con el que los despidos no se producen con tanta facilidad, el trabajador es perdonado por sus errores y continua su labor en la empresa, a veces en un puesto inferior al que le corresponde. Sin embargo, debido a la situación económica en Japón, las empresas no pueden continuar con este modelo laboral.
Para llegar a comprender el comportamiento de los japoneses no basta con quedarnos en estos cinco conceptos, por lo que en futuras entradas iremos desglosando en detalle otros códigos sociales que intervienen en las relaciones personales de los japoneses y en otros aspectos de su vida.

Si crees que esta entrada puede servir de ayuda no dudes en compartirla en tus redes sociales, y si quieres profundizar más en este tema o simplemente estás empezando a conocer la cultura japonesa te recomiendo este básico manual titulado An introduction to Japanese society, por Yoshio Sugimoto.

Derechos portada: Flickr (chrisjongkind)
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

19 comentarios :

  1. Interesante artículo. Has incluído los términos imprescindibles de la psique japonesa, algo que muchos extranjeros en Japón ni les va, ni les viene (you know what I mean)

    ResponderEliminar
  2. ¡Que interesante, y que bien explicado! Yo también creía en ese estereotipo sobre que los japoneses son muy fríos y distantes, aunque luego, viendo a tu mujer me cabían dudas. Ahora lo tengo clarísimo :) Un saludo!!!

    Kara-san no burogu

    ResponderEliminar
  3. Increíble! Esto y más cosas son las que hemos dado durante nuestras clases de Sociedad Japonesa del Máster en Asia Oriental, jaja me alegra que también conozcas a Sugimoto. Sin duda un libro bastante interesante y que recomiendo a todo el mundo que quiera saber algo más sobre esta sociedad. :D

    ResponderEliminar
  4. =) Geniales tus artículos, particularmente éste.

    ResponderEliminar
  5. Interesante artículo, ya me daré la tarea de buscar a éste autor, gracias por la recomendación y felicidades por tu blog.
    Saludos desde Guadalajara.

    ResponderEliminar
  6. ¡Muy bien explicado todo!

    Me encantan estos artículos mas intrínsecos, keep it up!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por compartir este artículo. Me ha parecido muy interesante y de gran utilidad. No es útil solo para viajar a japón sino también para entender a los turistas japoneses que nos visitan. Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante, y la bibliográfica siempre se agradece. Ahora la cuestión será ver si puedo conseguir esos libros.

    ResponderEliminar
  9. De verdad muy interesante tu artículo. Miraré la literatura que mencionas.

    ResponderEliminar
  10. Interesantísimo artículo. Gracias por iluminarnos en el tema de las relaciones sociales de Japón. Se nota que te has preocupado por documentarte bien. Un saludo y sigue así

    ResponderEliminar
  11. Un artículo bastante útil e interesante para comprender mejor el comportamiento de los japoneses hacia los demás.
    Muchas veces mal interpretamos el comportamiento de ellos y es verdad que mucha gente los tacha de fríos. Pienso que es una manera más efectiva de hacer amigos de confianza aunque tome más tiempo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Ernesto por dar a conocer a Japón tus artículos son muy interesantes un abrazoteeeeee.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Ernesto por dar a conocer a Japón tus artículos son muy interesantes un abrazoteeeeee.

    ResponderEliminar
  14. realmente estoy perdida.estoy intentando hacerme amiga de un japones y tanta psicologia me esta poniendo mucha presion encima...

    ResponderEliminar
  15. Increíble! Cuando vi esto en sus video me interese y leer esto fue mucho mejor, esto es una retro-alimentación hasta para el comportamiento propio en la sociedad en si, sin importar lugar.

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante, ahora puedo comprender mejor su forma de ser. Muchas Gracias!

    ResponderEliminar
  17. He visto sus vídeos y hoy me entero que han salido en la prensa Colombiana... viajan por continentes virtualmente ... http://www.elcolombiano.com/redes-sociales/japon-de-la-mano-de-nekojitablog-FY5515241

    ResponderEliminar
  18. ¿Y los conceptos ácidos? ¡los hemos dejado de lado! Es broma de químico, Ernesto, ¡saludos!

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!