+nuevo
Cargando...

15 situaciones que te ocurrirán si viajas a Japón

Cruce de Shibuya


Recuerda este listado de quince situaciones que te ocurrirán cuando viajes a Japón. Una serie de experiencias que cualquier turista recién llegado a Japón sentirá como estas vienen una detrás de otra. Si crees que todo lo que va a ocurrirte en Japón es por puro azar ve mentalizándote porque hay algunas situaciones de las que no podrás escapar. ¿Quieres saber cuáles son?

1. La interminable cola antes de pisar Japón

Tras un largo viaje crees que has llegado a Japón, pero no. Llevas todas las horas del mundo preparándote para pisar suelo japonés y cuando llegas a Narita te das cuenta de que aún te faltan entre treinta y sesenta minutos de espera en la ventanilla de inmigración. Todos los que habéis llegado en el mismo vuelo os veis de nuevo las caras en una gran sala donde os harán rellenar unos documentos, os tomarán las huellas dactilares y os harán una foto para el recuerdo (espero que no te importe salir con esa cara que se te queda tras muchas horas de viaje). Ahora sí, si todo sale bien, estaréis listos para pisar suelo japonés.

2. No olvidarás las pegadizas canciones de los semáforos

Te aseguro que no podrás olvidar las pegadizas canciones de los semáforos. Estas melodías, tal y como puede ocurrir en tu ciudad, se escuchan para indicar a las personas con problemas de visión que pueden cruzar la calle. Sin embargo, en Japón son melodías mucho más trabajadas y pegadizas que un simple pitido intermitente. Incluso dentro de una misma ciudad, las diferentes zonas cuentan con distintas melodías. Si también tenemos en cuenta las sintonías de las distintas estaciones de tren... en fin.

3. Fotografiarás máquinas de refrescos, y lo sabes

Máquinas de bebida en Japón
Derechos: Flickr (generalec)

Qué tendrán las máquinas de refrescos japonesas que tanto llaman la atención de los turistas. Alguna que otra vez he intentado resolver el misterio, aunque sin éxito. ¿Por qué crees que son tan fotografiadas? Es posible que sea por su variedad en cuanto a bebidas, por las auténticas filas de máquinas que atraviesan media calle, por su aspecto retro pero a la vez moderno. El caso es que serán las protagonistas de algunas de tus fotos, ya lo verás.

4. Vas a comer en un McDonalds

Aunque no entre dentro de tus planes gastronómicos en Japón, alguna vez te verás en la obligación de comer de manera express en algún McDonalds o similares. No siempre disponemos del tiempo necesario para buscar un restaurante en condiciones, por lo que la manera más rápida de matar el hambre y continuar con nuestras actividades turísticas es acudir a estos restaurantes de comida rápida. Están en todas partes, incluso dentro de las estaciones. La comida no será la mejor (quizá hasta sea la peor), pero al menos es barata.

5. Hey, ¡sois españoles!

Después de todo, Japón no es tan grande. A veces tenemos la sensación de que los astros se han alineado y nos hemos encontrado con algún paisano, y no, no solo ocurre en Londres. En Japón nos encontraremos con algún grupo de turistas españoles casi con toda certeza. Las zonas más comunes en las que encontrar a esta especie es Akihabara y el templo budista Sensoji. Fuera de su hábitat natural son algo más difícil de ver, pero te aseguro que están. Yo me los he encontrado hasta en unas escaleras mecánicas de la estación de Ikebukuro.

6. Alguien posará para ti en las fotos

japoneses posando
Derechos: Flickr (25228175@N08)

Estás haciendo la foto de tu vida a ese cuervo que va a posarse sobre un puesto ambulante de ramen cuando de repente ves a un grupo de salary man que posan para ti haciendo el gesto de la victoria con los dedos. El momento se ha ido al garete, pero lo cierto es que te llevarás de recuerdo un bonito gesto por parte de unos locales. Quién sabe, quizá a partir de esta foto puede surgir una bonita amistad... con un grupo de salay man.

7. Tu cartera terminará llena de monedas de 1 yen

Moneda de un yen
Derechos: Flickr (bemani247)

No me tiembla la voz cuando digo que toda cartera de turista pesa un cuarto de quilo debido a las monedas de 1 yen que hay en su interior. Los productos japoneses no tienen precios redondos. Por ejemplo, una botella de té puede costar 147 yenes, por lo que si pagas con 150 yenes te devolverán 3. Poco a poco irás coleccionándolas hasta que al caminar suenen como un cascabel. Recomiendo usarlas cada vez que paguemos, pero aún así alguna siempre termina sobrando ¡Dichosas moneditas de 1 yen!

8. Te dirán que tu nivel de japonés es bueno...

...aunque solo hayas abierto tu boca para decir konnichiha. A los japoneses les hace bastante ilusión que los turistas se hayan molestado en aprender japonés aunque sea básico. Además de sorprenderse, te halagarán si te diriges a ellos en japonés. Realmente esto sería algo normal si no fuera porque nuestro nivel de japonés es realmente básico. Es bastante chocante, incluso frustrante para algunos, el hecho de que parezca que nos están mintiendo a la cara. Sin embargo, es algo simplemente cultural. Los japoneses suelen utilizar el halago para mostrar simpatía.

9. Te responderán en inglés aunque hables japonés

¿Y si eres de los turistas que se han dedicado en cuerpo y alma al estudio del japonés? Pues con total seguridad te diré que te encontrarás con japoneses que te responderán en inglés pese a que tú empieces la conversación en japonés. ¿Tú sigues respondiendo en japonés? No te esfuerces, volverán a hacerlo en inglés. A veces no son conscientes de que puedes hablar y entender japonés, por lo que seguirán esforzándose por hacerse entender en inglés. Si quieres terminar con el rifirrafe tienes que decir directamente que entiendes japonés. Entonces es posible que pasemos al punto 8 ^^U.

10. Tus bolsillos terminarán llenos de publicidad

japonesa repartiendo publicidad
Derechos: Flickr (christlagat75fr)

No podrás escapar a la publicidad japonesa. Está en todas partes. Colgando del techo del vagón del tren, en las paredes, en cualquier edificio, en los posa manos de las escaleras mecánicas... incluso en los pañuelos de papel. En todas las calles comerciales de las grandes ciudades te encontrarás sin duda con repartidores de pañuelos que incluyen publicidad, o directamente te darán folletos u otro tipo de publicidad inimaginable. En resumen, terminarás con tu mochila o bandolera llena de papeles que anuncian gafas, restaurantes o la nueva apertura de un neko café.

11. Te sentirás ayudado e ignorado

Tendrás sentimientos encontrados a la hora de dirigirte a los japoneses. Por un lado notarás como muchos de ellos se acerarán para ayudarte si te ven mirar tu mapa con cara de chupar limones. Por otro lado, muchas veces verás como los japoneses pasan por tu lado sin inmutarse y con aparentemente pocas ganas de ayudar. Es algo normal sentirnos ignorados en situaciones en las que nos sentimos perdidos, pero en lugar de maldecir entre dientes a los japoneses, ten en cuenta que muchos de ellos están ocupados, llevan prisa, o simplemente no han notado tu presencia.

12. Van a intentar que entres en su izakaya

izakaya en Shinjuku
Derechos: Flickr (bernardoh)

Las calles comerciales están llenas de trabajadores y relaciones públicas que se desviven por llevar clientes a sus izakaya o restaurantes. Prepárate para quitártelos de encima como si fueran moscas. No te enfades, solo están haciendo su trabajo y no son realmente molestos. Con tan solo decir daijoubu te dejarán y comenzarán a buscar un nuevo cliente. Y quién sabe, quizá te vengan bien en el caso de que estés buscando algún local para comer.

13. Prepárate para la lluvia con un paraguas transparente

paraguas transparente
Derechos: Flickr (enggul)

En Japón llueve mucho, durante varios meses llueve incluso cada semana. Si viajas a Japón, a menos de que tengas suerte, algún día tendrás que comprar un paraguas. No te preocupes, los puedes conseguir a precios realmente baratos e incluso gratis. Si quieres comprar un paraguas puedes decantarte por los transparentes que venden en las tiendas de 100 yen o en los konbini. Aún así, puedes conseguirlo gratis tomando uno abandonado de la calle. Muchos japoneses compran paraguas para evitar mojarse por algún chaparrón repentino. Al volver a salir el sol abandonan el paraguas colgándolo en cualquier barandilla o parada de autobús. Si lo necesitas, ¡puedes cogerlo sin problemas!

14. Tu último día en Japón no dejarás de repetirte...

... tengo que volver a Japón. Ya lo hayas visitado 2, 3, 8 veces, siempre querrás volver de nuevo. Además, al volver sentirás algo que bauticé como Depresión Post Japón. Es inevitable, Japón tiene algo que engancha, así que no intentes huir de ese impulso que te hará volver otra vez. Por cierto, disfruta de tu último día y no dejes que la morriña lo estropee.

15. Llegarás a tu país haciendo inclinaciones de cabeza

Donde fueres haz lo que vieres. Algo que se te pegará de Japón será la forma de dar las gracias, de ceder el paso, de disculparte ante alguien, de demostrar un error, y todo esto se refleja en una leve inclinación de hombros y cabeza. No me refiero a una señora inclinación desde la cintura, sino a un gesto prácticamente inapreciable en el contexto de la sociedad japonesa, pero que en tu país llamará la atención. Incluso tus conocidos comenzarán a conocerte como 'El japonés'. Los síntomas irán desapareciendo con el tiempo.

¿Has estado en Japón y te ha ocurrido alguna de estas quince situaciones? ¿Hay algo que hayas experimentado en Japón y no se encuentra en la lista? ¡Compártelo con nosotros!
Y si crees que esta entrada puede servir de ayuda a alguien, ¡compártelo en tus redes sociales favoritas!
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

14 comentarios :

  1. ¡mira!
    en el apartado (3) has fotografiado a un abuelo con su nieta de vuelta a casa porque ya es demasiado tarde... oh, wait...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA muy buena! El pobre hombre está ayudando a su nieta a volver a casa.

      Eliminar
  2. Me ha encantado, cada vez tengo más ganas de ir a Japón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que puedas ir pronto!! Cuál es tu plan?

      Eliminar
  3. Has clavado todos los puntos, pero sobretodo el último. No se me va de ninguna forma la manía de seguir haciendo reverencias, aunque sean leves xD.

    ResponderEliminar
  4. Que suerte los que han viajado. Estoy con muchas ganas de realizar ese viaje. A ver que sucede. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que puedas ir pronto! Cuál es tu plan?

      Eliminar
  5. "A veces no son conscientes de que puedes hablar y entender japonés" jajaja! Muy cierto!

    ResponderEliminar
  6. Se te acercan los abuelos y te entienden mejor que los jóvenes.
    SiempreXD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los abuelos ponen en manifiesto su sabiduría xD.

      Eliminar
  7. Excelente tu blog! Y lo he encontrado en muy buen momento jaja cada vez espero con más ansias abordar el avión jajajaja

    ResponderEliminar
  8. Punto 3, sobre por qué los turistas querremos fotografiar las máquinas expendedoras... Soy de Argentina y la verdad que si en mi país ocurriera lo mismo, dicha máquina no duraría ni 3 horas... Obviamente es otra cultura y otra idionsicracia, pero estimo que en muchos otros países debe ocurrir lo mismo.... he sabido que allá en Nihon hasta en pasajes y calles muy poco transitadas están estas máquinas en plena vía pública y nadie las destroza (para robar su contenido), ni se roban la máquina (podrían cargarla arriba de un camión y llevársela de madrugada).... En fin... Esso es lo que llama la atención, que es lo que vos no sabías y preguntabas al respecto, Ernesto-sensei... ;)

    ResponderEliminar
  9. Pues estoy totalmente de acuerdo con todo! Tengo la experiencia de haber estado en Japón y la verdad es que me he encontrado con muchísimos españoles! Por ejemplo, en un restaurante estaba con mi novio y cuando miré por casualidad a otra mesa me miró un chico y gritó "¿Española?" y yo le respondí con un sí jaja
    En cuanto a lo de que te responden en inglés aunque les hables en japonés, en mi caso no tuve ese problema, prácticamente me hablaban todos en japonés y cuando preguntaba en japonés me respondían en japonés e incluso cuando me hablaban en un principio en inglés, al yo responderles en japonés cambiaban a japonés, pero a mi primo aunque hablara en japonés le hablaban en inglés, mi primo se mosqueaba jajajaja

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!