+nuevo
Cargando...

15 problemas (y soluciones) que experimentarás si viajas a Japón

Cruce de Shibuya

Una vez llegados a Japón podemos encontrarnos con diferentes problemas que pueden irrumpir en nuestro viaje y torcernos algún plan. No todo lo que vamos a experimentar en Japón va a ser de nuestro agrado, por lo que es mejor que vayamos preparados y conozcamos con antelación cuáles pueden ser algunos de estos problemas. Para ello he preparado también unas fáciles soluciones que te permitirán esquivar cualquier tipo de inconveniente. ¿Quieres conocerlas?

Hace unos días conocíamos estas 15 situaciones que nos pueden ocurrir durante nuestro viaje a Japón. Hoy vamos a centrarnos más bien en los posibles problemas que nos encontraremos durante nuestra estancia. Más allá de choques culturales, como podrían ser la forma de dirigirnos a una persona determinada o agradecer algo cuando realmente no hay que hacerlo, encontrarás también otro tipo de problemas durante tu viaje a Japón.

1. Despídete de la tarjeta de crédito

La comodidad de pagar con tarjeta de crédito es algo de lo que podemos olvidarnos en Japón, ya que existen muchos locales que no aceptan dicho tipo de pago. No vamos a tener grandes inconvenientes a la hora de pagar en centros comerciales o grandes superficies de electrónica como Yodobashi Camera o Sofmap, pero puede haber tenderos que nos pongan cierto gesto de molestia, aunque eso sí, sin ninguna pega a la hora de pagar.

En bares y ciertos restaurantes no es normal (dudo que algún japonés lo haga) pagar con tarjeta de crédito, incluso algunos ni siquiera están preparados para recibir este tipo de pago. Tampoco será posible en tiendas más pequeñas y fuera de centros comerciales. Antes de gestionar el uso de tu dinero para el viaje ten en cuenta que en Japón apenas se usa la tarjeta de crédito, el efectivo manda. Como anécdota diré que mientras daba un paseo con un amigo por Akihabara tuvo la brillante idea de comprarse algunas partes para su torre gaming y un iPad y lo pagó allí mismo a tocateja.

Solución: Usar las tarjetas solo para comprar productos de elevado precio como cámaras fotográficas y contar siempre con dinero en efectivo en nuestro bolsillo. Con tarjetas VISA podremos sacar dinero de cualquier ATM (hay uno en cada konbini) o cajero Citibank. Infórmate antes con tu banco sobre las comisiones.

2. El horario del transporte público es limitado

Cuidado con los horarios del transporte público en Japón porque no sería la primera vez que un turista pierde el último tren. Más allá de las doce de las noche pocas son las líneas de tren operativas, mientras que hay autobuses que ni siquiera funcionan después de las 10 de la noche. Hay que tener muy claro nuestro medio de regreso a casa/hotel y consultar los horarios específicos. Ir a la aventura, y más sin disponer de Internet en el móvil (¿Cómo tener Internet wifi en Japón?), puede hacer que terminemos bebiendo café en un McDonalds o durmiendo en un hotel cápsula.

Solución: Consulta los horarios de autobuses, trenes y metros en aplicaciones como Hyperdia, en tiempo real con Google Maps o en la web de autobuses tobus.jp

3. Lo que buscas puede estar en las alturas

Calle comercial Shinjuku
Derechos: Flickr (alebaffa)

Luces por todas partes, olores que percibimos desde todas direcciones, voces que llegan en 360 grados, todos tus sentidos colapsarán. Así es como te sentirás en las calles comerciales y de ocio de las principales ciudades japonesas. Con solo observar la imagen de aquí arriba puedes hacerte una idea de lo que te estoy hablando. La cantidad de información que obtenemos de una vez es tan grande que puede que muchas de las mejores tiendas pasen desapercibidas. Recuerda que en Japón, los mejores locales y restaurantes no tienen porque estar a pie de calle. Muchos estarán incluso en callejones algo más ocultos. Si buscamos alguna tienda en concreto esto puede ser un gran problema a la hora de encontrarla.

Solución: Alzar la vista y mirar los carteles que se encuentran en las plantas superiores. También recomiendo buscar la entrada de la primera planta y echar un vistazo a las indicaciones que deberían encontrarse al lado del ascensor (en caso de que exista), encontrarás el nombre de la tienda que hay en cada planta. También puedes encontrarte con que la entrada a un local de plantas superiores no se encuentra en la primera planta del mismo edificio, sino que su entrada puede estar en el edificio de al lado.

4. El estrés se apoderará de ti

Este punto está muy relacionado con el anterior y puede ser fruto de una sobredosis de información. No tiene por qué ocurrir en calles comerciales, sino en cualquier estación de Tokyo u otra gran metrópolis. El bullicio y la marea de carteles indicando estaciones, líneas y horarios pueden suponer un problema psicológico para el recién llegado e incluso producir ansiedad. Mucha calma y sigue lo indicado en la solución.

Solución: No estás solo. Recuerda que estás rodeado de mucha gente dispuesta a ayudarte. Además, esa cantidad de información está ahí precisamente para evitar que nos perdamos. Una vez que has logrado tranquilizarte es muy sencillo 'saber leer' esa información. Calma, en Japón es muy difícil perderse.

5. Dificultad para hablar inglés

Creo que este es uno de los motivos por los que Japón no recibe una mayor afluencia de turistas. Es bien sabido que comunicarse en Japón en inglés es casi imposible, pero no estoy de acuerdo del todo. En mi opinión, pese a que en el Japón de hoy día no hay tan mal nivel de inglés, este se encuentra concentrado en pocos sectores de la población, y por ende, en las zonas o barrios por los que esta población se mueve. Encontrarás a gente con buen nivel de inglés cerca de universidades, barrios de ocio donde suelen concentrarse jóvenes, hoteles y algunas tiendas. Incluso la persona que menos te esperas puede saber hablar inglés o hasta español.

Solución: Soy partidario de que hay que aprender nociones básicas del idioma del país al que se viaja. Algunos saludos y expresiones útiles o este diccionario de supervivencia podrían ser un buen comienzo. No todo el mundo dispone de tiempo para aprender japonés, por lo que el inglés es en muchas ocasiones una gran ayuda. Si este no funciona, utiliza los gestos. Créeme que los japoneses van a poner de su parte para ayudarte. Incluso te acompañarán a tu destino en caso de que te vean en verdaderos apuros.

6. Prohibido el acceso a ciertos locales

Prohibido pasar Japón
Derechos: Flickr (twinleaves)

Para los más intrépidos, es necesario saber que es posible que no te dejen entrar a ese local tan escondido que has encontrado yendo a la aventura. Algunos locales tienen carteles en los que se nos prohíbe el paso. El shock es instantáneo y además con motivos. ¿Qué hacer en este caso?

Solución: No hay que buscar la excusa fácil y achacarlo a temas de racismo, ya que si fuera así, otros japoneses sí que podrían acceder, pero en cambio, también quedan excluidos. La razón está más ligada a temas de exclusividad, relaciones entre personas del mismo gremio, miembros de clubs...y solo ellos tienen la entrada asegurada. Como experiencia personal diré que pude entrar en uno de estos famosos locales por ir acompañado por varios miembros del club. Se encontraba en Ikebukuro y viendo la entrada parecía un local normal ambientado con música Heavy Metal y Rock.


Sin embargo, al salir del ascensor había un cartel en el que se prohibía la entrada a aquellos que no fueran miembros. Al acceder al local me sorprendí ya que intentaba pasar completamente desapercibido. El local no tenía ventanas ni sistema de refrigeración y solo se trataba de una barra de bar con 8 o 10 sillas. Un antro en toda regla. Además, dos de sus encargados tenían relación con la yakuza. Un local al que no hubiera podido acceder sino hubiera sido invitado por su gente de confianza. Eso sí, estuve bastante nervioso el par de horas que pasamos allí dentro ^^U



7. Ese menú del izakaya imposible de leer

Menú de izakaya
Derechos: Flickr (jetalone)
Seguro que alguna vez has llegado con el estómago vacío a un izakaya y cuando ya estás dentro te encuentras con que el menú solo está escrito en kanji, y además escrito de manera caligráfica. No contentos con esto, ni siquiera hay menús repartidos en cada mesa, sino que este se encuentra pintado en una pared o colgado a modo de mural. Si ya es casi imposible leerlo para estudiantes avanzados de japonés, imagina para un turista neófito. Los izakaya intentan conservar el ambiente tradicional, por lo que no están muy adaptados para turistas.

Solución: Por suerte, podemos encontrar izakayas con un pequeño grado de 'occidentalización' en los que podemos disponer de una carta individual para cada mesa, e incluso con una tímida traducción al inglés. Es imposible saber qué izakaya ofrece esto y cuáles son los que debes evitar, a menos que te guste experimentar. Lo que sí te recomiendo es que si tienes pensado comer en alguno vayas acompañado de algún autóctono o que preguntes a los camareros. Sin duda te responderán a tus dudas.

8. Tu estatura podría ser un problema

¿Eres un turista de gran envergadura? Es posible que tengas algunos problemas en el interior de los trenes, sobre todo con las anillas que cuelgan del techo para la sujeción de los pasajeros que van de pie. No podrás evitar golpearte con ellas en la cabeza. También te sentirás sin espacio en los restaurantes que carecen de sillas. No es muy incómodo sentarse en el suelo ya que dispondremos de cojines, pero piensa que no vas a poder meter las piernas bajo la mesa. Al menos, en mi caso, levantaría la mesa con las rodillas. Los japoneses suelen sentarse con las piernas flexionadas bajo la mesa quedando en una postura bastante cómoda. Ya no es solo por altura, ya que tengo amigos bastante altos, sino por flexibilidad. Sentirás como se te duermen las piernas al no poder casi moverlas.

Solución: No puedes reducir tu altura, pero al menos puedes lidiar con estos problemas de la mejor manera posible. Si sientes incomodidad debido a tu altura puedes pedir que te cedan el cojín que esté más próximo a la pared. Así tendrás apoyo para la espalda y podrás sentirte con algo de más comodidad.

9. Menús no aptos para vegetarianos

Comida japonesa
Derechos: Flickr (avlxyz)
La oferta gastronómica en Japón es enorme, de eso no hay duda, pero sí que es cierto que encontrar restaurantes puramente vegetarianos es más complicado. Siempre podrás comer en casi cualquier restaurante y pedir platos que contengan alguna comida que no provenga de animales. Eso sí, la gran mayoría va a contar con piezas de carne que vienen incluidas en el precio, por lo que estarás pagando por un plato del que solo te vas a comer una parte.

Solución: Lo ideal sería encontrar restaurantes vegetarianos, pero buscando un restaurante a la aventura es muy difícil que consigamos encontrar alguno. Es mejor tener localizados estos restaurantes y acudir a ellos de manera planificada. En caso de que no tengamos tiempo para ello podemos ir a restaurantes de comidas extranjeras o bien a Family Restaurants como Gusto, Saizeriya, Volks o Dennys. Allí encontraremos platos de todo tipo: pasta, paella, sopas, lasañas, etc.

10. Época de tifones

En Japón llueve, llueve mucho y además durante todo el año. Siempre podemos encontrar un par de semanas en las que no llueva ni un solo día, pero esto no ocurrirá en la época de tifones. Estos traen fuertes vientos y mucha lluvia y se dan en los días previos al principio y al final del verano. Es decir, en junio y en septiembre.

Solución: Es muy sencillo, o eliges una fecha que no coincida con la época de lluvias o cómprate un paraguas resistente. Otoño y primavera son las mejores estaciones para disfrutar del buen tiempo en Japón.

11. ¿Miedo a los terremotos? Japón es el país adecuado

Si hay algo que convive prácticamente a diario con los japoneses son los terremotos. En Japón hay terremotos todos los días, solo que la mayoría son tan leves que apenas los sentimos. Muchos de vosotros habréis vivido algún terremoto durante vuestro viaje a Japón y no os habéis dado ni cuenta. ¿A que no ha sido para tanto? No es para tanto a menos de que te toque vivir un terremoto como el de marzo de 2011, el cual me pilló en durante una visita a Asakusa con mi suegra.

Solución: Mentalizarse de que Japón es un país preparadísimo contra terremotos, no así como contra tsunamis. El terremoto más fuerte de la historia no produjo apenas daños materiales. Un dato así debería mantenernos tranquilos durante nuestro viaje al país de los terremotos.

12. Sentarse en el transporte público es una utopía

Tren japonés en hora punto
Derechos: Flickr (avdg)
En determinadas horas nos va a resultar imposible sentarnos en el transporte público japonés. No importa si nos vamos a bajar en solo unas cuantas estaciones, pero un viaje de una hora de pie no puede sentar nada bien (nunca mejor dicho) a nuestras piernas de turista. Parece algo inevitable, y en parte lo es, pero siempre hay algún truco para sortear este tipo de inconvenientes.

Solución: No hace falta mencionar que en hora punta es prácticamente imposible encontrar asiento en Japón. De hecho, es mejor evitar estas horas (primeras horas de la mañana y últimas de la noche) si tenemos pensado ir con maletas o bultos. Si quieres sentarte y estás en una estación importante con mucha gente en el andén, lo mejor es que tomes el tren en sentido contrario (sí, sí, tu hazme caso) y te bajes en la estación anterior en caso de que esta sea de las menos importantes. Una vez aquí, ahora sí, toma el tren en tu dirección y ya podrás encontrar asiento dado que la cantidad de personas que hay en el anden es muy poca si la comparamos con la que había en tu estación inicial. Esto funciona especialmente bien cuando termina un evento importante y hay mucha gente en el andén. Gracias a Japangaijin por el truco.

13. ¡Ups, tarde! este tren no es el correcto

Hablando de trenes, es cierto que el trazado ferroviario en Japón, sobre todo en grandes ciudades, es complicado, pero no es tan fácil perderse como podría parecer al mirar el mapa del metro de Tokyo. Aún así, hay líneas por las que operan distintos tipos de trenes pese a ser de la misma compañía. Estos se diferencian por su velocidad y el número de paradas que tienen asignadas. Es muy normal que nos subamos en uno de ellos pensando que es el correcto y finalmente termine pasando por nuestra parada sin detenerse. Esto está pensado así porque hay trenes que solo se detienen en paradas muy importantes, otros trenes en las importantes y en unas cuantas más, y por último, otros trenes que se detienen en todas. ¿Cómo diferenciarlos?

Solución: Una solución es mirar la pantalla de horarios y ver cuál es el tren que llegará a la hora exacta que nos dice nuestra aplicación (ver punto 2). El transporte público japonés es el más puntual del mundo, así que el tren que llegará a las 18:03 será exactamente el que tu estás esperando para esa hora. En caso de que estés muy lejos de alguna de esta pantalla de horarios lo mejor es fijarse en el tipo de tren y para ello hay que saber reconocer estos kanji:

快速 Kaisoku: Es el tren más rápido y para en las estaciones más importantes.
急行 Kyuukou: Es un tren rápido que para en las estaciones importantes y algunas más.
準急 Junkyou: Es un tren semi rápido que para en casi todas las estaciones.
各停 Kakueki: Es el tren más lento de todos ya que para en TODAS las estaciones.


14. Las medicinas no surten efecto

Medicinas japonesas
Derechos: Flickr (junohashi)

Nunca sabemos que nos puede pasar durante nuestro viaje a Japón. Es posible que acabemos pillando un catarro. Afortunadamente, en Japón también hay farmacias, en las que por cierto, se venden muchos más tipos de productos para el hogar. El problema es que las medicinas japonesas tienen menos 'potencia' que las que nuestro cuerpo ya tiene asimiladas, o quizá es simplemente eso, asimilación.

Solución: Tan fácil como traer tus propias medicinas.

15. El peso de tus recuerdos

Es muy probable que tus maletas pesen el doble en el momento de volver a tu país. Si ya casi te excedes del peso al venir a Japón, no quiero ni pensar la vuelta. Solemos comprar de todo, cualquier souvenir es bueno, y como entremos en el mundo de la tecnología, ya no solo el peso, sino que también se verá resentido el espacio en nuestras maletas.

Solución: Para poder llevarnos a la vueltaun mayor volumen de souvenirs y regalos, lo ideal es venir a Japón con la menos cantidad posible de ropa. Puedes traer ropa para una semana y el quinto día lavarla y secarla en cualquier coin laundry. En este tipo de locales podrás lavar tu ropa por tan solo 200 yenes y dejarla lista para el día siguiente. Lo bueno es que estos locales abundan en cualquier barrio de las grandes ciudades. Por eso, es mejor que tengas toda tu ropa preparada antes de esa escapadita a Kagoshima. No digo que en Kagoshima no existan coin laundry, pero estoy seguro de que te serán más difícil de encontrar que en Tokyo u Osaka.

Si conoces a alguien que tenga planeado ir a Japón y pueda servirse de esta entrada para obtener algo de ayuda no dudes en compartirla en tus redes sociales favoritas. Y si eres tu el que ha viajado a Japón, ¿Has experimentado alguno de estos problemas? ¿Qué otros problemas has tenido?
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

9 comentarios :

  1. (14) Las medicinas
    Hablando de ibuprofeno, lo más fuerte son pastillas de 200mg, aunque lo normal son 100mg. Por lo que, o te tomas 15 al día, o te llevas las de 600mg españolas (o pides de rodillas a tu família, como hago yo, que te los traiga de España por correo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final te acabas curando, pero tardas más que en España! Al menos para los que tenemos cuerpos grandes jejeje.

      Eliminar
  2. Buff... No tenía ni idea de lo de las medicinas. ¿Son muy caras en comparación con las españolas o el precio va más o menos igual? Yo lo pasaría un poco mal me imagino, porque tengo bastantes migrañas y no es raro que me den dolores de cabeza semana sí, semana también u.u

    A mi lo que me pasó cuando fui fue principalmente lo de las tarjetas de crédito (aunque ya veníamos avisados, así que no fue para tanto), y luego supongo que lo de hablar en inglés. De esto último nos llevamos alguna que otra sorpresa, porque cuando queríamos pedir algo en lo que no nos acabábamos de manejar en japonés y lo pedíamos en inglés solíamos buscar a gente joven con la esperanza de que tuvieran más nivel, pero la verdad es que al final nos encontramos más abuelos y gente mayor que hablaba inglés mucho mejor que los jóvenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kyoko, lo cierto es que nunca he comprado medicinas sin receta en España jejeje. Cuando lo he hecho en Japón ha sido con tarjeta sanitaria y de estudiante, por lo que me han salido gratis. Aún así, me atrevería a decir que en Japón, comprar sin receta, sale más caro que comprar en España.

      Eliminar
    2. Hola Kyôko, en respuesta a tu pregunta sobre el precio de las medicinas en japón : sí, son caras, unas simples pastillas para un dolor de estomago fueron 1500 yenes (~11,3 euros), pero supongo que

      Por lo de las tarjetas de crédito un sitio que no sea nombrado pero que para retirar dinero es muy útil son los puestos de correos : JP (Japan Post). Podéis encontrar en casi todos los grandes centros comerciales, las calles mas transitadas...

      Eliminar
  3. oh me encanto las recomendaciones , no creo que un dia valla , pero seria grandioso

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Tengo una curiosidad, cómo funciona el sistema horario en Japón? He visto muchas veces 27:30, 25:00...
    Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Yo tomé un medicamento para la tos y catarro llamado ベンザブロックS錠 y me fue de perlas. Claro que apenas tomo medicamentos, ni tomo té, ni café, ni otras drogas, con lo que todo me hace más efecto. Aconsejado por un farmacéutico de Kagoshima, por cierto. Que ciudad más fantástica.

    Donde seguro que no encuentras lavadoras a monedas facilmente, ni combini, ni trenes, ni nada, es en pueblos de montaña como Shirakawa-gō. Pero tampoco bullicio, sobredosis de información, ni ciudad estresante.

    Sobre las tarjetas de crédito he pagado sin problemas con VISA y Mastercard en comercios medianos o franquicias; Donde quizás alguna vez no funcionaba una pero sí la otra. También hay cajeros "ATM" en oficinas de Correos.

    Y es muy recomendable sacarse una tarjeta Suica, porque permite hacer pequeños pagos de forma rápida y cómoda; Aunque puede hacerse difícil luego sacar un extracto de todos los pagos realizados. Las hay cerca de cualquier estación de tren importante. Se pagan unos 500 yen de depósito más 1500 yen de saldo la primera vez; Depósito que te devuelven al devolver la tarjeta (si no la devuelves el saldo se guarda hasta 10 años) si la devuelves con saldo te cobran algo de gestión para recuperarlo.

    La Suica permite pagar transportes por todo Japón (incluidas las zonas de Kansai -Osaka, Kioto- que solían aceptar sólo ICOCA (u otras denominaciones de tarjeta con chip inalámbrico, en otras zonas) y ahora aceptan también Suica. Sólo unos pocos transportes aceptan únicamente metálico. Además puedes pagar en el combini, en kioscos de prensa, de ekiben, en algunas máquinas expendedoras de bebidas; algunas consignas de monedas y muchos sitios más. Y se recarga el saldo en la entrada o salida de cualquier estación de ciudades grandes.

    Al respecto de los trenes locales, expresos y semi-expresos (cada compañía tiene sus propias denominaciones), es importante tener en cuenta cuales paran en todas o en pocas estaciones, según la prisa que tengas.

    Pero si usas JRail Pass hay que saber que hay trenes que están cubiertos por JRPass hasta que pasan de determinada estación. Esto se anuncia por megafonía pero si no estás atento te encontrarás con que al salir por la estación el personal te hará ir a ventanilla para que pagues la parte que no está cubierta por el JRPass.

    ResponderEliminar
  6. Punto 15, por experiencia propia en un viaje que realicé a España e Italia; otro truco que se puede hacer es llevar bolsos de viaje y/o de mano, que son facilmente enrollables y no cupan casi nada de espacio, o valijas (maletas)grandes en las que quepan otra/s pequeña/s (al mejor estilo muñecas mamushka). Obviamente, que esto significará que has llegado con 1 o 2 valijas (maletas) y te vas con 4 o 5 :P

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!