+nuevo
Cargando...

Roppongi Hills: técnicas comerciales de un centro de lujo en Japón

Torre Mori, donde se encuentra el centro comercial Roppongi Hills

Encontrar un centro comercial en Japón que, sobre todo en grandes ciudades como Tokyo, se adapte a tus necesidades no es una tarea demasiado complicada. Podemos encontrar un centro comercial, en ocasiones varios de ellos juntos, en todos los barrios de ocio. Algunos de ellos están destinados a jóvenes, otros tienen más servicios enfocados en el disfrute familiar, y otros que se centran en los clientes de lujo. Así es el centro comercial Roppongi Hills.

Era la primera vez que iba a un centro comercial en Roppongi. De hecho, era la segunda vez que pisaba este barrio en toda mi vida. Sí, en Japón he visitado numerosos centros comerciales como el AEON Mall o el Sunshine City de Ikebukuro, pero ninguno tenía nada que ver con el que tuve la oportunidad de visitar en el lujoso barrio de Roppongi.
Lo primero que sentí tanto en Roppongi Hills y que no experimenté en los otros centros comerciales fue soledad, algo así como estar en un lugar al que no pertenezco.


Creando una atmósfera perfecta

Centro comercial Roppongi Hills
Derechos: Flickr.com

Antes de entrar a analizar lo que este centro comercial nos tiene preparados, me gustaría hacer hincapié en que tanto dentro del centro comercial como en los alrededores hay una atmósfera muy similar, y esta se crea por la presencia de cuatro grupos de personas: Turistas, los cuales no estaban consumiendo nada y con los que me sentía completamente identificados; Parejas, grupos de amigos o familias, quienes estaban allí simplemente para ver la decoración navideña o pasear, aunque algunos de ellos hacían algunas compras; Clientes de bajo poder adquisitivo, claramente identificables por su forma de vestir y porque en lugar de comprar en las tiendas de lujo, tan solo se encontraban en lugares habilitados para el ocio como cafeterías o terrazas desde donde disfrutar de unas vistas inmejorables; Y por último, clientes de alto poder adquisitivo, los cuales iban solos, con su pareja o bien con algún familiar y tan solo entraban en tiendas de marcas de lujo.

Una vez en la planta central del centro comercial, me di cuenta de que todo lo que hay a su alrededor es diferente. Lo mejor de todo es que hay zonas desde las que los clientes tienen unas vistas perfectas de la torre de Tokyo y otros modernos rascacielos con una arquitectura muy similar a la del propio centro comercial. Si miramos hacia abajo hay un precioso jardín simulando a los tradicionales jardines japoneses. Al otro lado del centro comercial se encuentran las autovías elevadas y el barrio residencial, por lo que se han ahorrado incluir un mirador en esa zona.

Gracias a estas impresionantes vistas, se crea un ambiente favorable para que los clientes consuman, sobre todo en Navidad, época en la que tuve la oportunidad de analizar este centro comercial.
Esta zona de ocio, al contar con cafeterías, tiendas de dulces e incluso cine, te permite disfrutar de diferentes servicios sin moverte del lugar y sin dejar de sentirte un cliente de alto standing.
Eso sí, pese a haber bancos por toda la plaza, si quieres disfrutar de las vistas, te ves en la necesidad de sentarte en las sillas exteriores de las cafeterías ya que estas cuentan con una mejor ubicación.

Un laberinto de consumismo

Centro comercial Roppongi Hills


Al ser la primera vez que iba al centro comercial Roppongi Hills, tengo que admitir que no tenía ni idea de cuál era la puerta de entrada. No es porque esta fuera difícil de encontrar, sino porque habían varias puertas que conducían a zonas diferentes del edificio.
Por fuera, el edificio es redondo, pero una vez dentro, su estructura es algo diferente, estando formada por pasillos y galerías que no tienen un camino definido.

Viendo su estructura, podemos pensar que hay cierta falta de homogeneidad, pero lo cierto es que homogeneidad no le falta. Incluso los logotipos y carteles de las tiendas más lujosas se han modificado para no romper con la apariencia de las diferentes plantas del edificio.
De hecho, cada planta tiene una forma y decoración diferentes, con una estructura muy irregular y moderna. Esto tiene un claro objetivo, hacer que los clientes piensen que no están caminando siempre en el mismo sentido y en la misma ruta, por lo que rompe la sensación de aburrimiento. En otras palabras, pasarás varias veces por el mismo lugar, pero no te darás cuenta. Te lo aseguro.

Este efecto también es acentuado gracias a las diferentes decoraciones, colores en las paredes e incluso diferentes tipos de suelo y elementos naturales. Al sentir que estás en diferentes escenarios cada muy poco tiempo, el tiempo que pasas dentro del centro comercial es mayor, o lo que es lo mismo, tendrás más tiempo para decidirte y consumir algo (si tienes el poder adquisitivo suficiente como para permitírtelo). Pero si quieres saber mi punto de vista, noto que esto es un punto negativo, ya que debido a las diferentes decoraciones y a la falta de estructura, en más de una ocasión me sentí bastante perdido y solo pensaba en encontrar la salida, consiguiendo así el efecto contrario.

Vámonos de compras

Centro comercial roppongi Hills
Derechos: Flickr,com

Mientras caminaba por los pasillos de las diferentes plantas iba observando cada una de las tiendas sin entrar en ellas (ni que pudiera comprar algo). Tan solo me limité a buscar diferencias entre cada una de las tiendas, y vaya si las encontré. Todas eran muy diferentes, pero conservando esa atmósfera que está presente en todo el centro comercial y que te indica que este lugar te viene grande.

Observando la cartelería exterior de las tiendas me di cuenta de que en las fotos no había ni un solo modelo asiático, ya fuera una marca japonesa o extranjera. Está claro que incluyendo imágenes de modelos extranjeros con rasgos occidentales se quiere dar un prestigio aún mayor a la tienda.
Y es que para este tipo de público, las marcas extranjeras les otorga un mayor estatus social, siendo esto precisamente lo que el centro comercial Roppongi Hills intenta conseguir.

Al ser casi laberíntico, había ocasiones en las que solo tenía la opción de entrar en alguna de las tiendas. Así es como está configurado. Así es como se crea esa sensación de que pese a que estés cruzando varias veces con el mismo pasillo, parezca que estás descubriendo un lugar nuevo.
Además, por si fuera poco, también había tiendas de tipo stand en los mismos pasillos y galerías. Por supuesto, la calidad y la categoría de estos pequeños stands no desentonaban con el resto de tiendas. Todo estudiado al detalle.

Espero pasarme por algún otro centro comercial japonés y fijarme en qué cambia y qué puntos son similares a Roppongi Hills. También tiene mucho que ver la temporada en la que lo visites, en mi caso, la temporada navideña. Totalmente recomendable.

¿Has estado en algún centro comercial en Japón? ¿Sentiste algo de lo que hablo en la entrada?
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

3 comentarios :

  1. Nunca he estado en este centro comercial. Si que lo he tenido programado en mis viajes pero por una cosa u otra nunca he ido. Si he estado en varios centro comerciales, sunshine, Landmark en Yokohama, AEON Mall en Kyoto y por supuesto en Shibuya 109. Todos ellos me gustaron bastante. De aspecto como cualquier centro comercial, pero si es cierto que el ambiente, era como, por así decirlo, muy ordenado, distinto al que conozco de otros centros comerciales.
    Sobre el ambiente de Roppongi no puedo opinar, pero, me da la sensación de que no estaría cómoda allí, soy poco de "alto standing" más bien soy de "friki standing" jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me ha encantado tu comentario. Estuve en otro centro comercial de Roppongi el mismo día y era algo diferente. Tienen muy definido y separado el objetivo al que va dirigido cada centro comercial, todo muy etiquetado y jerarquizado. Me recuerda a cómo funciona la sociedad. A ver si escribo sobre él también.

      Eliminar
  2. En la segunda foto, después del título "Un laberinto de consumismo", esa foto es de un centro comercial en la ciudad de México, llamado Reforma 222, http://www.codigoreforma222.com.mx/ , por cierto muy buen blog, muchas gracias por los consejos.

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!