+nuevo
Cargando...

La vida de una geisha, por Aihara Kyoko

Una maiko en Gion

¿Cómo es la vida de una geisha desde que entra como aprendiz hasta que consigue ser una integrante de renombre? ¿En qué mundo viven y conviven las geisha? Todo esto y mucho más fue sobre lo que nos habló en la Universidad de Sevilla la escritora japonesa Aihara Kyoko y su inmejorable intérprete en una serie de conferencias que han ido organizándose de la mano de Fundación Japón a lo largo de todo el país: Zaragoza, Barcelona, Granada, Málaga, Sevilla, Santiago de Compostela y Madrid.

Nunca había mostrado un especial interés por esta cara de Japón. Siempre me había inclinado más hacia lo social y la comunicación intercultural, pero reconozco que tras la conferencia me ha picado el gusanillo. Por lo pronto, he decidido escribir en esta entrada todo lo que la ponente nos enseñó con un mensaje muy claro y adaptado a los que no pilotamos en este tema. Quiero dejar claro que el 100% de la información aquí escrita proviene directamente de Aihara Kyoko. ¿Cómo es la vida de una geisha?

Conferencia de Aihara Kyoko
Derechos: Cristina Serradilla
Conferencia Aihara Kyoko


Hanamachi: Los barrios de las geisha

Maiko y Geiko saliendo de una casa okiya
Derechos: Flickr (michaelkofteros)

Para contextualizar la forma de vida de las geisha desde que comienzan su etapa como aprendiz hasta llegar a la madurez es necesario hablar sobre los hanamachi, los barrios donde nuestras protagonistas desarrollan su vida y aprendizaje. Es difícil encontrar un hanamachi fuera de Kyoto, por lo que la conferencia se centró en ofrecer información sobre los barrios más importantes de dicha ciudad. Estos son Kamishichiken, Pontocho, Gion Higashi, Gion Kobu y Miyagawacho.

Los hanamachi son los barrios donde las geisha, geiko a partir de este momento (en la región de Kanto se les llama geisha mientras que en Kyoto se denominan geiko), y sus aprendices, las maiko, desarrollan su vida y su trabajo. Es el lugar en el que se encuentran las oficinas de los gremios de las geiko. Siempre se selecciona a una persona de confianza para que se encargue de solucionar los problemas que puedan surgir durante la convivencia de las geiko.

Estas geiko hacen su vida en casas comunitarias llamadas okiya, siendo este a su vez su lugar de aprendizaje y convivencia. Pese a que las maiko y geiko no tengan relaciones de sangre, estas se llaman entre sí utilizando nombres de parentesco familiar (hermanas), formando así una estructura matriarcal. Su trabajo se lleva a cabo en las casas de té, las ochaya, donde unos clientes muy selectos se reúnen y disfrutan de los servicios de las maiko y geiko. Estos clientes pertenecen a gremios como escritores, investigadores y gente de prestigio, convirtiéndose la sala de banquete en una especie de reunión en las que los clientes discuten y toman decisiones sobre sus trabajos.

Dos maiko participando en el setsubun
Derechos: Flickr (jose-cruz)

Las maiko también ejercen actividades fuera de las casas de té. Por ejemplo, participan en las celebraciones de setsubun, donde realizan rituales y también espantan a los demonios lanzando las famosas habichuelas.

De maiko a geiko: Una vida de aprendizaje

Geiko y Maiko acuden a trabajar en Gion
Derechos: Flickr (sibilino)

Lo primero que hacen las japonesas al querer convertirse en maiko es ingresar en una casa okiya donde llevan a cabo la primera etapa de su aprendizaje. Durante esta etapa se encargan de la limpieza de la casa, la preparación de las ceremonias, los utensilios, vestir a las geiko de mayor rango, etc. También se encargan de ayudar con la preparación del kimono y de las ceremonias del té.

La siguiente etapa en la vida de una maiko es la de minaraisan. Durante esta etapa, las minairasan aprenden de sus 'hermanas mayores' a través de la observación. Este proceso se lleva a cabo en los banquetes ozashiki y celebraciones. Además, es la primera vez que las aprendices participan en uno de ellos, aunque como explicó Aihara Kyoko, solo se limitan a observar.

Derechos: Flickr (mindfieldz)

La minaraisan se convierte en maiko tras la ceremonia de omisedashi, como su nombre indica, atender en la tienda, por lo que esta sería la primera vez que una maiko atiende a los clientes por ella misma. Durante esta ceremonia se produce un intercambio de sake con varias personas, momento en el que se establecen unos vínculos especiales con esa persona, tal y como ocurre en una ceremonia de bodas.

Las maiko se arreglan su propio pelo, aunque una vez a la semana acuden a especialistas a que se lo preparen. Sin embargo, el número de especialistas va descendiendo con el tiempo, por lo que sus servicios son cada vez más caros. Una manera de decorar el cabello son los kandashi, una especie de horquillas que son proporcionadas por sus hermanas mayores. A la hora de maquillarse, parte de la zona trasera del cuello queda al descubierto ya que produce un efecto de longitud considerado tradicionalmente como símbolo de belleza.

Tras terminar su preparación, las maiko se dirigen acompañadas de sus hermanas mayores hacia otras okiya y casas del vecindario a realizar saludos. Durante esta etapa de maiko, sus hermanas mayores y geiko siempre las acompañan para controlar y corregir sus posibles errores en comportamiento y ropa.

Dos maiko
Derechos: japanexperterna.se

Cuando una maiko llega a los 20 años edad se produce el cambio a la madurez, ya que en Japón se considera que esta es la mayoría de edad. En este momento las maiko participan en una ceremonia en la que utilizan un kimono negro especial llamado kuromontsuki y un estilo de pelo llamado sakkou, como el de la imagen inferior. Es la ceremonia en la que la maiko deja de serlo para convertirse en geiko (geisha).

Peinado estilo sakkou
Derechos: Flickr (23314901@N06)

Es un momento de cambio. Por ejemplo, la decoración, estilo de kimono y maquillaje son diferentes. También su estilo de peinado es diferente, ahora formado por una peluca llamada shimada. Sin embargo, esta peluca no solo es utilizada por las geiko, sino que también puede ser usada por la mujer durante la ceremonia de bodas (Mi mujer la usó).

Las geiko adquieren un papel más adulto que las maiko, por lo que ahora es el turno de estas de cuidar a sus hermanas pequeñas. Con tan solo mirar a una maiko y geiko desde atrás ya es posible diferenciarlas gracias a características como su peinado, la decoración de su pelo o su maquillaje, siendo las maiko jóvenes las que llevan una mayor decoración. Otra forma de reconocerlas es por su estilo de calzado. Las maiko utilizan los okobo, unos zapatos de madera con bastante plataforma, mientras que las geiko utilizan las clásicas geta.

Zapatos okobo
Derechos: Flickr (68532869@N08)

Pese a alcanzar su madurez y convertirse en geiko, estas siguen aprendiendo durante toda su vida. Cultivan las artes, la estética y la música. Además son buenas conversadoras, dedicándose no solo a los bailes e instrumentos, sino también a realizar sencillos juegos con los clientes, como el de intentar coger pequeñas piedras con palillos a toda velocidad.

danza de maiko
Derechos: Flickr (wallyg)

¿Cómo es la vida de una geisha?

Decoración en el pelo de una maiko
Derechos: Flickr (68532869@N08)

El motivo actual por el que una japonesa intenta convertirse en maiko dista mucho del motivo que tenían las japonesas de antaño. Mientras que antes reinaba la actitud tímida en las chicas, actualmente estas quieren convertirse en maiko para alcanzar algún tipo de fama
Quieren una vida que no sea común y que sean reconocidas por tener una cualidad que destaque sobre el resto. También pueden ser chicas que en su niñez hayan aprendido bailes o música y aprovechan sus artes convirtiéndolo en trabajo. También nos encontramos con chicas que tras la universidad no encuentran un trabajo que les guste, por lo que deciden entrar en el mundo de las geisha. 

Sin embargo, este mundo no es nada fácil. ¿Cómo viven las geisha? El periodo como maiko dura cinco años y durante ese tiempo, la maiko no recibe sueldo. Sí que es cierto que el alojamiento, la comida, los kimono y arreglos de pelo no tienen ningún tipo de coste. Durante esos cinco años, la okiya, la casa en la que viven las maiko y geiko, asumen un riesgo alto ya que se encargan de pagar todos los costes de la maiko. 

Para no mantener a una maiko que en algún momento pueda abandonar su trabajo, ahora todas las okiya hacen entrevistas muy serias donde se verifica si las chicas realmente van a cumplir esos cinco años de maiko. Una vez estas se convierten en geiko, sí reciben sueldo, pero como lado negativo, tienen que encargarse de los costes de todo, por lo que si no tienen mucho éxito como geiko, estas no ganan el dinero con el que mantenerse y muchas de ellas terminan abandonando su vida de geiko.


Curiosidades

- Aihara Kyoko es especialista en estética japonesa, pero pese a reconocer que tenía pocos conocimientos sobre el mundo de las geiko, una editorial londinense le pidió que escribiera un libro sobre esta temática. De hecho, su libro fue traducido a varios idiomas en los que no se incluía el japonés. Su sorpresa llegó cuando una editorial japonesa le pidió que escribiera en japonés debido a sus amplios conocimientos sobre el tema.

- Se dice que los extranjeros no pueden entrar en las casas de té para recibir servicios de geiko, pero es falso. Ni siquiera los japoneses pueden entrar a no ser que se tenga un vínculo con esa casa del té y su dueño. Además, también hay casas de geiko que son frecuentadas por un gremio determinado y si no formas parte de ese gremio no tienes permitida la entrada.

Derechos: japanexperterna.se

- Hoy en día, una japonesa en kimono o yukata es extraño incluso para los japoneses pero hace cien años era la moda en Japón.

- El interés de la mujer a la hora de contratar los servicios de las geiko ha aumentado y ahora es más común ver a mujeres entre la clientela.

- Las geiko no solo trabajan en el ozashiki, el banquete con los clientes, sino que también se encargan de hacer de relaciones públicas, haciendo promoción de Japón en el extranjero para aumentar el turismo.

- Hasta 1945, las maiko no se mostraban en público, pero ya en los años 50 se convirtieron en un símbolo para Japón, especialmente para Kyoto.



¿Es muy diferente la visión que tenías sobre las geisha de la que aporta Aihara Kyoko? ¿Piensas que son las mejores representantes de Japón de cara al turismo? Y una pregunta algo más 'retorcida' ¿Dejarías que tu hija se convirtiera en maiko?

Derechos portada: Flickr (96897081@N07)

Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

4 comentarios :

  1. Buena entrada!

    Nosotros vamos el jueves, a ver qué tal...

    Por cierto que los adornos para el pelo se llaman kanzashi ;) Ah, y hanamachi fuera de Kioto sí que hay. De hecho, hay más geishas ahora mismo en Tokio que en Kioto (tenemos entrada sobre estos hanamachi de Tokio, sobre geishas de Atami...)

    Vamos, que si te ha picado algo el gusanillo de este mundo, ya sabes que tenemos sección especial sobre estas mujeres ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis! Me encantó la conferencia y aprendí un montón, aunque algunas cosas ya las sabía precisamente por leerlas en Japonismo ya que nunca he leído nada de bibliografía sobre geisha. Creo que vosotros ya sabéis todo lo que vosotros ya sabéis todo lo que se va a decir allí jejeje.

      Menudo despiste con lo del kanzashi, mira que lo tengo así escrito en los apuntes que tomé de la conferencia, no se si lo escribí mal por proximidad de las teclas o porque soy un patoso de nacimiento jejeje. Fue una pena no poder hablar nada con Aihara san (aunque la foto no faltó) pero es que se tenía que ir pitando. Vosotros que estáis más en contacto con las geisha seguro que lo disfrutaréis más que yo. ¡Pasadlo bien!

      Eliminar
  2. Se ha puesto mala y ha cancelado! :(

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!