+nuevo
Cargando...

Se cumplen 3 años del gran terremoto

No suelo publicar en el blog temas con contenido mediático como podría tratarse de los JJ.OO. 2020 de Tokyo o estrenos de películas, ya que estos suelen ser publicados en la mayoría de los blogs que tratan sobre Japón. Sin embargo, el tema de hoy es un caso especial. Y digo que es un caso especial porque es una experiencia que nos ha marcado a cada uno de nosotros de una manera diferente.
El terremoto de Tohoku y posterior tsunami que azotó la costa de Fukushima hace ya tres años nos ha marcado en gran medida, sobre todo a aquellos a los que afectó directamente, en segundo nivel a los que lo vivimos en directo pero no nos afectó, y en tercera instancia a los que lo vieron en algún medio de comunicación.

Terremoto Fukushima

Me encuentro en el segundo grupo de los que he nombrado anteriormente. Viví el terremoto durante mi estancia en Tokyo a lo largo del año 2011.
Concretamente me encontraba en el barrio de Uguisudani cuando de repente el cableado eléctrico, que como sabes, en Japón se encuentra completamente en el exterior, comenzó a moverse de manera muy violenta. Yo iba caminando y apenas me daba cuenta de que el suelo también se movía hasta que no me detuve y sentí ese vaivén suave pero intenso. No podría explicarlo bien tras tres años.
A pesar de llevar varios meses viviendo en Tokyo era mi primer terremoto, y el más devastador de todos los tiempos.

En ese momento estaba buscando un taxi para ir a Asakusa, y dudé de si el servicio de taxis se detendría debido al terremoto, o continuaría su labor tal y como lo hacía el resto de personas que estaban a mi alrededor. Nadie parecía alarmarse, incluso algunos salary man salían a la calle bromeando sobre lo ocurrido.
Al subirme al taxi, con el suelo aún en movimiento, el taxista me dijo que en la radio afirmaban que se trataba de un terremoto de grado 7. A decir verdad, no estaba asustado para nada, quizá debido al hecho de haber leído tantas veces la seguridad de Japón con respecto a terremotos. Y esto, amigos, puedo contarlo por no haberme encontrado en la prefectura de Miyagi ese día. De lo contrario me hubiera tragado mis palabras al ver todo lo causado no por el terremoto, si no por el tsunami.

Destrozos tsunami

Al llegar a Asakusa me dirigí al templo Sensoji y allí ocurrió lo que no me esperaría en la vida, jamás. El suelo... quiero decir, todo se movía de una manera mucho más brusca que en el terremoto de hacía media hora. ¿Una réplica? Eso pensé. Pero la abuela de mi mujer, que en ese momento seguía escuchando las noticias en una radio portátil, dijo que se trataba de un grado 9. Y me lo creo. Pensé que el templo Sensoji se nos caía encima.
Esa zona es la más turística de Tokyo, por lo que los cientos de extranjeros que allí se encontraban no sabían hacia donde dirigirse, estaban desconcertados, seguramente tal y como yo me encontraría si no fuera por mi familia política que me hicieron estar en calma. Y vuelvo a decir que no sentí miedo en ningún momento, ni si quiera me imaginé lo que estaba ocurriendo a tan solo 250km hacia el norte.

La gran ola desoló toda la costa de Miyagi sin que los que allí estábamos nos percatáramos de nada. Todo quedó en un susto y no éramos conscientes de lo que estaba ocurriendo y quedaba por ocurrir, sobre todo en la central nuclear de Fukushima.
Y es que en la gran ciudad todo se vivía de una manera diferente. El único caos que allí se desató fue el parón de trenes y metros, quedando solo taxis y autobuses disponibles para los desplazamientos.
Yo pude volver a casa en autobús, pero una gran cantidad de tokiotas tuvieron que pasar noche en hotel, o bien, volver a casa caminando para los que tuvieran suerte y su casa quedase al menos dentro de Tokyo.

Al llegar a casa, al no tener televisor, seguía desconectado del mundo real, hasta que revisé el correo y tenía un buen puñado de emails de gente preguntándome si me había afectado el tsunami (¿Eh? ¿Qué tsunami?). Me pilló completamente despistado este dato. Aunque más despistados debían de estar los medios de comunicación españoles para decir que el tsunami afectó a Tokyo...
Comencé a buscar información en Internet y efectivamente, la situación era mucho peor de lo que habíamos vivido en la capital. Un desastre.
En los días posteriores incluso recibí correos de varios medios de comunicación españoles, entre ellos Radio Aragón, los únicos con los que llegué a contactar de manera telefónica, ya que el resto solo buscaba 'carnaza'.
Radio Aragón me llegó a llamar por teléfono en dos ocasiones con una semana de diferencia y me entrevistaron en antena preguntándome por la situación actual de Tokyo y Fukushima. Sin duda, una catástrofe que no podía ser entendida basándonos en las palabras de un sevillano en la radio. Una catástrofe exagerada por muchos y ocultada por otros. Una catástrofe que gracias a que yo fui ese sevillano de Tokyo que 'salió en la radio' puedo estar recordándola ahora.

Imágenes tomadas de http://phsjapan.files.wordpress.com/
Compartir en Google Plus

Sobre Ernesto Calero

Cuando llegué a Japón entendí que estábamos hechos el uno para el otro. Decidí compartir en un blog todo lo que veía y aprendía de Japón. Ahora estoy en busca y captura por soplón.
    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

1 comentarios :

  1. Yo pude ver en directo el tsunami por tv3 y no daba crédito a lo q veia. Esta muy bien leer la experiencia de alguien q estuvo relativamente cerca esos días.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu opinión!